La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

A la cuesta no le falta un perejil

Empinada como nunca la cuesta de enero, el endurecimiento de las restricciones se combina con los efectos de la irascible Filomena y el resultado de tan fastidiosa ecuación es una pared en toda regla. Un muro vertical de muy complicada superación que tiene el añadido de la dura realidad que significa ver cómo son las consecuencias de haber tirado de tarjeta con el desenfado que proporcionan las fiestas navideñas. Estamos ante el enero más duro que hayamos vivido los que tuvimos la fortuna de no haber padecido los rigores de la posguerra. Y en ese maremágnum de complicaciones, la guinda de sentirnos desgraciados polichinelas manejados por las manos menos recomendables que manejaron a este pobre país aún llamado España. Restricciones, frío polar de la mano de Filomena, subida indecente de la luz, cóctel diabólico. Ni un solo perejil falta a lista.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios