Editorial

El 'déficit' autonómico

EL presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, retoma esta mañana las reuniones con los presidentes de las comunidades autónomas para intentar cerrar el acuerdo sobre el nuevo sistema de financiación autonómica antes de que finalice el mes, cuando debe reunirse el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Posteriormente, el Gobierno deberá elaborar el proyecto de ley, enviarlo al Parlamento para su aprobación y ser refrendado posteriormente por cada una de las comunidades. El camino, pues, se presenta todavía largo, pero la implicación personal del presidente del Gobierno parece haber dado un impulso a un asunto en el que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, daba la sensación de encontrarse en desventaja política frente a la Generalitat, que ha tratado de o bien forzar un sistema particular para Cataluña o uno general que siguiera las premisas marcadas en el Estatut. Durante el pasado fin de semana, desde Cataluña se ha seguido presionando al Gobierno con declaraciones oficiales del tripartito y manifestaciones de algunos de sus líderes. El Ejecutivo de Zapatero no puede ceder más ante Cataluña si no quiere que se le descuelguen algunas de las comunidades autónomas con mayores necesidades de financiación del Estado. Sólo hay que esperar, como ha reclamado el presidente popular de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que se conozcan pronto las cifras, puesto que el texto entregado la semana pasada por Solbes suena bien, pero le faltan los números. Más importante aún será conocer la memoria económica que acompañe al proyecto de ley. El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aseguró ayer de un modo peligrosamente alegre que "no importa" que el nuevo sistema genere "un poco más de deuda" si con ello se garantizan los servicios básicos. Aunque la receta de aumento del gasto público está siendo utilizada para paliar los efectos de la crisis, no parece aconsejable alumbrar un sistema deficitario que está llamado a durar más que un ciclo económico. A las presiones de determinadas comunidades no se puede responder repartiendo más dinero para todos. Sería un acto de una tremenda irresponsabilidad que se pagaría en un futuro muy cercano.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios