La ciudad y los días

carlos / colón

Los dinosaurios siguen allí

PARA referirse a la demora gallega que Rajoy aplica al caso Bárcenas, Rubalcaba ha utilizado el famoso y brevísimo cuento de Augusto Monterroso: "Cuando despertó el dinosaurio seguía allí". El dinosaurio de Bárcenas, dijo Rubalcaba, sigue allí tras el despertar del final del periodo vacacional. Y después acusó a Rajoy de esconderlo detrás de la prima de riesgo. Lo que equivale a reconocer, aunque sea utilizándolo como reproche, el moderado pero indudable éxito del Gobierno en su lucha contra la crisis. Un homenaje retorcido pero, al fin y al cabo, un homenaje. Que ha obligado a Rubalcaba a hacer un encaje de bolillos verbal ciertamente retorcido: "Tenemos un conjunto de datos que nos permitirían decir que lo peor de la crisis ha pasado ya, o mejor dicho, que hemos dejado de caer… Pero los tímidos datos de mejora en la economía europea no son gracias a las políticas de la derecha, sino a pesar de ellas".

Lo preocupante del asunto es que Rubalcaba también tiene su propio dinosaurio esperándole después del verano: el de los ERE. Si según el jefe de la oposición Rajoy pretende esconder el dinosaurio Bárcenas detrás de la prima de riesgo, parece que Rubalcaba pretende esconder el dinosaurio ERE tras el dinosaurio Bárcenas. El problema, para él, es que su dinosaurio es mayor y más voraz que el de Rajoy. El caso de los ERE sería un espinosaurio de 13 toneladas y el de Bárcenas un tiranosaurio de 8 toneladas. Para calcular su peso he utilizado los parámetros de mal uso del dinero público destinado a los parados en plena crisis, extensión de la red de corrupción dentro de un gobierno y número de imputados. Esto no quiere decir que el tiranosaurio Bárcenas sea menos agresivo o peligroso que el espinosaurio ERE. Sólo que es más grande.

Pese a ello parece que el dinosaurio Bárcenas, aun siendo más pequeño, no le permite a Rubalcaba ver que su propio dinosaurio ERE sigue allí. ¡Y mira que es grandote y que, además de tener una temible dentadura, no dejan de salirle más dientes afilados en forma nuevos escándalos políticos y sindicales! Pues ni por esas. "No estoy en ese tema" dijo el bueno de Rubalcaba cuando, tras explayarse sobre el caso Bárcenas, le preguntaron por los ERE y una posible imputación de Griñán. Ese mismo día le salían tres dientes nuevos al espinosaurio ERE, como el de los tres intrusos en un ERE beneficiados por ser del PSOE. A cada cual su dinosaurio.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios