La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El enemigo invisible se refuerza

Estamos rodeados, prácticamente cautivos y desarmados, con poquísimas posibilidades de salir con bien del lance. Duro lance, vive Dios, el de combatir a un enemigo invisible, pues cuando creíamos que estaba encarrilada la cosa contra el coronavirus surgió el Delta como refuerzo inoportuno para el bichito cabrón. Es una pelea en clara inferioridad que ahora viene más dificultosa junto al río, en esa zona marismeña llena de arrozales que linda con La Puebla. Si el gran pueblo cigarrero está en todos los papeles por el rol que desempeña su preclaro hijo torero, ahora se verá incrementada su vigencia con la reaparición del virus del Nilo. Así como el verano pasado, el primero de la pandemia, ya dio que hacer el puñetero mosquito que anida en los arrozales, ahora vuelve a surgir para formar parte de ese ejército invisible que nos está haciendo la vida insoportable.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios