Vía Augusta

No se enteran

Los madrileños han rechazado las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, sus pactos, sus restricciones

El correctivo que la izquierda se llevó el pasado martes en las elecciones autonómicas de Madrid ha venido a demostrar que los partidos todavía no se han enterado de lo que los votantes libremente les han dicho, singularmente al PSOE. Ni siquiera que el ganador, el PP, haya obtenido más diputados que las tres formaciones de esa ideología juntos -Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos- les lleva al esfuerzo intelectual de intentar comprender por qué se ha producido un resultado como éste.

Y no se trata de complejas razones. Se trata de asumir que han votado contra ellos. Pero no se enteran o no quieren enterarse. Los madrileños han votado contra una gestión desastrosa de la pandemia en España, que ha truncado vidas, literal y luctuosamente, o, para los que tienen el privilegio de sobrevivir a la enfermedad o no haberse contagiado, las ha puesto en riesgo: su sustento y su futuro.

El Gobierno central que representa a la izquierda de este país no se preparó para afrontar el reto sanitario que se le venía encima, improvisó en las medidas y tuvo una gestión errática durante la primera ola que no dejó lugar a dudas a una gran parte de la población de su manifiesta incapacidad como gobernantes.

Y si eso no fue argumento suficiente, a partir de la segunda ola, el Ejecutivo que tenía que ejercer el mando único se desentendió deliberadamente de su responsabilidad y la trasladó a las autonomías, donde muchos territorios están gobernados por otros partidos (en concreto los más poblados), con la vana creencia que así lograría repartir la culpa. Un proceder no sólo torticero sino inmoral, porque supone una carencia absoluta de escrúpulo.

Y es en la confrontación con las autonomías y singularmente con la Comunidad de Madrid y su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, donde precisamente radica el ascenso y el apoyo masivo y transversal que su lista recibió en las urnas.

Los votantes han rechazado las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Sus pactos. Sus restricciones. Y su constante apelación al guerracivilismo del siglo pasado, para ocultar su ineptitud.

Cientos de miles de españoles siguen -seguimos- en ERTE, tienen su sustento en riesgo y no ven en el Ejecutivo español el liderazgo necesario para garantizar una recuperación que evite el desastre. La inconcreta propuesta de los fondos europeos, el disparado gasto público y su receta de seguir exprimiendo con impuestos no hace más que confirmarlo. Y si encima Carmen Calvo desprecia a los votantes como lo ha hecho, arrogándose la capacidad de reñirles por votar libremente otra opción, no hay lugar a la duda: no se enteran.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios