Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Se entreabrieron los estadios y...

El 'numerus clausus' ha originado que el agravio comparativo crispe aún más esta dura eternidad

Volvió gente al estadio tras una eternidad que empezó a mediados de marzo de 2020 y que, como eternidad al cabo, ni ha terminado ni tiene visos de hacerlo. Ha vuelto el público, pero no todo el público que suele asistir a cada estadio. Una vuelta a cuentagotas con sus luces y sus sombras, más numerosas éstas, claro está. ¿Y cuáles esas sombras? Pues que la vuelta ha sido sin alardes y sin que agotase club alguno el cupo de aceptados.

Dicen que en el Betis se ha sobrepasado el cupo de autorizados con una masiva petición. También parece que el Atlético de Madrid recibe más peticiones de las que puede aceptar, pero son casos que nada tienen que ver con la realidad. Son golondrinas que no hacen verano, rayas en el agua de una realidad que sorprende. ¿Será que un daño más de los muchos colaterales causados por la pandemia es que abunden los aficionados que se han acostumbrado a la tele?

Incógnita de indudable calado, pero cierto es que el hombre es un animal de costumbres, racional pero aferrado a la rutina y tantos meses sin frecuentar la incomodidad de ir al estadio puede tener consecuencias de ese tenor. Paralelamente, la gran competidora de LaLiga no le pone vallas al campo con los numerus clausus, sino que puede ir quien quiera y, además, sin mascarilla más bocadillo y cerveza si así se considera oportuno. Como se ve, la diferencia es abismal.

Otro punto para la tensión es el de ¿por qué Fulano sí y yo no? No hay nada que dificulte más las relaciones humanas que el agravio comparativo y de eso vamos bien servidos con la implantación del numerus clausus en el estadio. La jornada inaugural presentaron los estadios un aspecto mejor que cuando la clausura total, pero no se cubrieron las expectativas y eso da pie a la preocupación, a temer si tanto tiempo de clausura será de cornada grave o muy grave.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios