La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La espiral de violencia hay que pararla

Más de lo mismo. Los que amamos este país no tenemos otra salida que denunciar lo que a diario se perpetra desde uno de sus rincones en aras de destrozarlo. Los desórdenes de estos días en Cataluña en conmemoración de aquellos otros que ya cumplieron el año son tan incomprensibles como inadmisibles y la historia demandará a los que, teniendo el mazo en la mano, lo permiten. Son unos hechos que se parecen como se parece una gota de agua a otra a los que cubrieron de sangre a Yugoslavia no hace tanto, sólo un cuarto de siglo. El odio que se vive en parte del antiguo Reino de Aragón es el germen que puede dar lugar a otra lucha fratricida y eso es de obligado cumplimiento pararlo ahora que podríamos estar a tiempo. Nunca tan pocos como manejan a España fueron capaces de permitir tanto daño como se le está infligiendo a tantos como lo padecen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios