SUCESO Un abuelo mata a sus dos nietos en Granada y se suicida

MARÍA DEL MONTE Antonio Tejado sale de la cárcel

La ventana

Luis Carlos Peris

La foto pide un inminente punto final

CUARENTA años después, el mundo sigue igual, con la vida repartiendo injusticias y citas macabras. Si hace unos cuarenta años, el mundo se estremeció con la foto de una niña huyendo por una carretera de Vietnam mientras su cuerpo iba abrasándose progresivamente por culpa del napalm, ayer se nos encogían los adentros viendo la imagen de un niño muerto en la orilla de un Eldorado inexistente. Aquella niña vietnamita hizo que se agitase la conciencia del mundo y fue como el principio de la cuenta atrás para que en Vietnam dejase de llover el infierno del napalm. Kim Phuc tenía nueve años cuando aquello y hoy vive felizmente en California, pero Aylan Kurdi, el niño sirio de sólo tres años, no tendrá esa suerte. Cayó con su hermano y su madre en la trampa mortal de la infamia. ¿Nos agitará lo suficientemente esa imagen como para que cese el drama?

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios