PASA LA VIDA

El iceberg que no se derrite

LOS comerciantes de la Puerta del Sol, o los de la Encarnación, tras ver los graves disturbios y saqueos en el barrio londinense de Tottenham, pueden compararlos con el pacifismo del movimiento 15-M. Las principales reivindicaciones que bullen en esa movilización asamblearia son evitar los desahucios de los pobres de solemnidad, y pedir el voto en blanco o nulo para las próximas elecciones generales. Con la gravísima situación económica de España, podría darse el caso de que la creciente capilaridad del 15-M por los barrios, con más capacidad de convocatoria a pie de calle que el PSOE y el PP, contribuya a encauzar por la vía política el polvorín de los suburbios con más carga de paro, exclusión y enconamiento étnico-religioso. Es decir, los presuntos antisistema pueden contribuir de modo indirecto a evitar una mayor desestabilización del sistema.

Muchos comentarios y análisis sobre el movimiento 15-M pecan de un profundo desconocimiento sobre la sociedad-red que se está fraguando mediante el uso masivo y constante de las tecnologías de la comunicación. Ignoran que internet es el gran ágora, un iceberg que no se derrite. Para comprender los cambios que emergen, les recomiendo, porque está expuesto en internet, el estudio realizado por el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza. Ha sido capaz de analizar las interacciones entre 87.000 usuarios de las redes sociales durante un mes, creando su propia red, sobre temas relacionados con el proceso de gestación del 15-M y sus lemas (nolesvotes, juventud sin futuro, democraciarealya, toma la calle...). Han geoposicionado por España el flujo de comunicaciones día a día desde un mes antes a las elecciones del 22 de mayo. El resultado de ese tráfico digital es apabullante: la España oficial, y los medios de información, ni se enteraron ni se quisieron enterar en marzo y abril de la enorme realidad emergente. Las acampadas fueron sólo la punta del iceberg.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios