La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

El lobo ultra ya está aquí

Que no grite el PSOE que viene la ultraderecha cuando sus apoyos vienen de la ultraizquierda

Con cara de tacón poco profesional, sin admitir preguntas y sin dimitir tras obtener los peores resultados de la historia del PSOE en Andalucía, Susana Díaz dijo que iniciaría una ronda de contactos con "las fuerzas constitucionalistas" para crear un frente que frene a Vox, "partido de ultraderecha" que "justifica la violencia hacia las mujeres" y propicia "el enfrentamiento entre ciudadanos". Ambas cosas son falsas, porque de ser así habría actuado la justicia. Pero a quien tanto pierde sólo le queda la dignidad de asumir sus responsabilidades o la trola y el insulto.

Es cierto que Vox es la versión española de los partidos populistas de extrema derecha. Pero, como el domingo explicaba el profesor Alfonso Lazo en este periódico (En el laberinto), no es fascista. Esta es hoy una palabra sin contenido que se usa para insultar al contrincante sea cual sea su ideología. Guerra, González, Casado y Rivera han sido tildados de fascistas. Sucede con esto como con "hijo de puta", insulto que pretende ofender pero no afirmar que la madre del ofendido ejerza la prostitución.

Por otra parte, Susana Díaz no tiene derecho político ni ético a apelar a "las fuerzas constitucionalistas" para aislar a Vox cuando el PSOE ha pactado con la no muy constitucionalista extrema izquierda de Podemos y sus marcas en muchos ayuntamientos para arrebatárselos al ganador PP (caso de Madrid entre otros). Y menos cuando Pedro Sánchez es presidente gracias al apoyo de los no muy constitucionalistas y sí muy radicales de extrema izquierda, pos etarras o independentistas Unidos Podemos, ERC, Bildu, Compromís, En Comú, En Marea o PDeCat. Y cuando ella misma habría pactado con Adelante Andalucía si los votos se lo hubieran permitido. ¿Unos ultras sí y otros no?

Que no grite que viene el lobo Vox de la extrema derecha porque ya estaba aquí el lobo Podemos de extrema izquierda apoyándose en el PSOE y apoyándolo. Un lobo que en la noche del domingo se quitó la piel de cordero llamando a la "movilización antifascista" callejera, gritando "no pasarán" (¿quiénes, los ciudadanos que han votado al PP, Cs y Vox?) o "Sevilla será la tumba del fascismo" y proclamando "los europeos sabemos lo que significó la llegada de la bestia parda: hace falta que los demócratas antifascistas se pongan de acuerdo para proteger la democracia". Si, sabemos lo que significó la bestia parda. Y también la bestia roja.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios