La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Y este lunes, ¿cómo será de marrón?

Cualquiera sabe a estas horas cómo de marrón habrá amanecido este segundo lunes de noviembre. Nadie puede adivinar cuál será la intensidad de ese color marrón que se tanto se identifica con el lunes. El lunes y la depresión caminan juntos desde que en la niñez hubo lunes en que no se habían hecho los deberes, con el paso del tiempo se oscurecería como triste día después de un fin de semana que fue alargándose al compás de cómo se afianzaba la sociedad del bienestar. Era como despertar de un sueño que se soñaba bien despierto y al que el lunes le ponía traumático punto final. Hoy es un lunes inquietante que cuando surgen estas líneas aparece como una incógnita de quién sabe qué consecuencias. Los tiempos son los que son, pero las cosas no siempre son como debieran ser, sobre todo para que los lunes venideros no sean de un marrón aún más intenso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios