editorial

En manos de los andaluces

SEIS millones y cuarto largo de andaluces están convocados dentro de dos semanas a elegir a los concejales de sus ayuntamientos e, indirectamente, a los alcaldes. Lo harán en 771 municipios y varias decenas de entidades locales menores. La pasada medianoche se dio el pistoletazo oficial de salida de la campaña que conducirá al 22-M, aunque hace meses que los partidos contendientes y sus candidatos dedican todo su tiempo y todas sus energías a granjearse al respaldo de los ciudadanos. A estas elecciones se llega en una situación política singular. Por una parte, la sociedad andaluza se ha empobrecido en los últimos años a consecuencia de la crisis, que le afecta en mayor medida que a otras comunidades autónomas. Por otra, la irresuelta sucesión de Manuel Chaves por José Antonio Griñán al frente de la Junta de Andalucía y el deterioro de la figura de Zapatero han puesto seriamente en peligro la tradicional hegemonía socialista en la región, cuarteada aún más por escándalos como el de los ERE fraudulentos y las acusaciones de tráfico de influencias. Las encuestas más variadas reflejan un ascenso notable del PP, en buena parte por estos motivos, que podrían llevarle dentro de dos semanas a ganar los ayuntamientos de todas las capitales y ciudades importantes de Andalucía e, incluso, a superar por vez primera al PSOE en su granero andaluz, un hito significativo ante el reto de las elecciones autonómicas de marzo de 2012. Éste es el contexto de los comicios en Andalucía. Es evidente, no obstante, que los vecinos de las 771 poblaciones de la comunidad, cuando acudan a las urnas, tendrán también en cuenta, con carácter más o menos prevalente, la labor realizada por el equipo gobernante en su Ayuntamiento, la personalidad de los candidatos y las propuestas concretas que hacen para mejorar su ciudad o su pueblo, así como la fiabilidad en cada caso. Todos estos factores influirán en el voto. Lo único que cabe desear es que la campaña se desarrolle con limpieza y civismo y que éste, el voto, sea masivo y reflexivo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios