La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Las mismas prisas que para llegar

Está pasándose varios pueblos y la verdad es que cuando se emboca la semana del Pilar, o de la Hispanidad, que el verano vaya a abandonarnos ni se contempla. Tarde llegó para nuestro provecho, pero más va a tardar en irse el puñetero. Mayo, junio y julio bonancibles, pero con agosto dijo aquí estoy yo y no hay indicios de que vaya a abandonarnos. Debe ser a causa del cambio climático o quién sabe a qué se debe este desfase. O quizás proceda ir a una reconversión de los solsticios para fijar con más rigor las entradas y salidas estacionales, que hay que ver cómo el membrillazo ya no se conforma con fastidiar septiembre con sus moscas y su canesú. La otra noche estábamos al amor y compaña de Daóiz en la Gavidia y más bien parecía que seguíamos en plena canícula con esos árboles como pintados, inanimados con sus hojas sin rilarse. ¿Hasta cuándo verano?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios