La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Del 11-S a la pandemia

Terrorismo islamista y una pandemia mundial: males que parecen surgidos de la noche de los tiempos

En 1968, de la mano de Kubrick, imaginamos un año 2001 de naves espaciales bailando valses de Strauss, misiones a Júpiter, ordenadores asesinos, pero con sentimientos, que agonizan cantando Daisy, Daisy, astronautas que traspasan la barrera del infinito y fetos que anuncian un prodigioso salto adelante en la evolución humana flotando en el espacio mientras suena Así habló Zaratustra. Cuando llegó 2001 lo que nos encontramos fue -hoy hace 20 años- el mayor atentado terrorista de la historia perpetrado por fanáticos islamistas: 3.000 víctimas. El siglo XXI nacía enfrentándose a una amenaza que fue constante para Europa desde el año 711 a 1683, de la invasión omeya de la península Ibérica al segundo sitio turco de Viena. Hechos separados por demasiados siglos como para compararse, pero nacidos de una misma raíz.

Se venían perpetrando atentados islamistas desde 1983 -algunos con efectos tan devastadores como los cometidos contra las embajadas americanas en Kenia y Tanzania en agosto de 1998, que provocaron 224 víctimas-, pero ninguno tuvo la dimensión y la repercusión de los del 11 de septiembre. Tras ellos -por citar solo algunos de los sufridos en Europa- vinieron los del 11 de marzo de 2004 en Madrid, el 7 de julio de 2005 y el 30 de junio de 2017 en Londres, el 7 de enero y el 13 de noviembre de 2015 en París (este miércoles se inició el juicio contra los terroristas del 13 de noviembre que ocasionaron 131 víctimas), el 22 de marzo de 2016 en Bruselas, el 14 de julio de 2016 y el 29 de octubre de 2020 en Niza, el 19 de diciembre de 2016 en Berlín, el 7 de abril de 2017 en Estocolmo o el 17 de agosto de 2017 en Barcelona.

El siglo que empezó con los atentados islamistas del 11 de septiembre nos regaló 19 años después otra amenaza que también parece surgida de la noche de los tiempos o de esa nueva Edad Media que Eco anunció: una pandemia mundial que ha causado 4,5 millones de víctimas. Sirva de dudoso consuelo que a estas alturas del siglo XX el mundo había sufrido la Primera Guerra Mundial que causó nueve millones de muertos y la pandemia de gripe de 1918 que segó más de 20 millones de vidas, se estaba produciendo el genocidio armenio, la Rusia soviética vivía la guerra civil y España sufría el desastre de Annual. Y era sÓlo el comienzo. Tras 1921 aguardaban los horrores -pónganles ustedes nombre- de 1922, 1933, 1936 o 1939. Esperemos que el XXI sea más civilizado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios