La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Y de pronto se hizo la normalidad

Daba gloria ver el centro en estos días de Viernes Negro en que los precios bajaron sustancialmente. Era como revivir un tiempo desoladoramente pasado, como si hubiéramos despertado de esta pesadilla de pandemia y crujir de dientes que nos abruma desde aquel día de mediados de marzo en que nos metieron en casa. Era fantástico ver Tetuán con más de media entrada y colas ante las tiendas en busca del arca perdida que son las rebajas. Pero todo fue de una fugacidad que nos volvió a situar en la cruda realidad que padecemos, ya que a las seis en todos los relojes de la tarde volvió a sonar el siniestro toque por el que cierran tiendas y bebederos. Fue bonito mientras duró, claro que sí, y la pregunta que no nos abandona se hizo más insistente aún. ¿Volveremos a vivir en normalidad? Pero en la normalidad normal y no en esta nueva que tanto nos atosiga.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios