El balcón

Ignacio / Martínez

Los refugiados aportan

EUROPA vive como un drama la llegada de casi medio millón de refugiados sirios, iraquíes o libios al continente. (Una parte de los 2,5 millones de desplazados a Turquía, el Líbano y Jordania). Frente al rechazo que generan, se trata de gente que por juventud, preparación y audacia haría una magnífica aportación a las sociedades receptoras. Los países se tienen que refrescar. China acaba de anunciar que pone fin a su política del hijo único, tras casi cuatro décadas. La población en edad de trabajar lleva varios años en declive y la demografía tiene valor estratégico.

Una de las medidas tradicionales para calcular la potencia militar de un país es su población; su capacidad para formar batallones. Ahora estamos en otro estadio: un auge de habitantes aumentará la potencia intelectual y la capacidad para generar conocimiento. Hace unos meses, en el Museo Picasso de Málaga, el director general de Educación de la Comisión Europea nos recordaba que la universidad es un invento europeo que tiene mil años y un gran futuro, pero que la demografía, la globalización y la tecnología van a cambiar su modelo.

Un ejemplo. En el año 2000 había 91 millones de jóvenes en el mundo de 25 a 34 años con título universitario, que serán 201 millones en 2020. España pasará del 3 al 1% de cuota global en esos 20 años. Francia y Alemania del 3 al 2%. Entre los grandes países europeos sólo el Reino Unido subirá: del 3% al 4%. Estados Unidos bajará del 17% al 11% y Japón del 10% al 4%. China entretanto aumentará su promedio mundial del 17% al 24%.

En Estados Unidos uno de los grandes temas de las presidenciales de 2016 es la inmigración irregular. Se calcula que hay 12 millones de residentes ilegales en el país y el candidato republicano Donald Trump ha dicho de los procedentes de México que son violadores, y llevan drogas y crímenes, aunque algunos sean buenas personas. Hay quienes ven en México una oportunidad para Estados Unidos, desaprovechada hasta ahora.

Robert Kaplan en La venganza de la geografía [RBA, 2013] sostiene que mientras Estados Unidos se concentraba en Afganistán y otros lugares de Oriente Medio, había un país a punto de convertirse en un Estado fallido en su frontera meridional, con implicaciones mucho más graves a corto y largo plazo. "¿Por qué no nos concentramos en México? ¿Cuánto más no hubiésemos prosperado de haber invertido en México todo el dinero, experiencia e innovación que destinamos a Iraq y Afganistán?", se pregunta el historiador Andrew Bacevich en ese libro.

Una lección para Europa. El Mediterráneo es el mar Caribe de la próspera Unión Europea. El sueño de una democracia en Egipto se ha esfumado sin ningún lamento de la UE ¡y con gran alivio de Israel! Y la guerra siria ha generado la mayor ola de refugiados en el continente desde la II Guerra Mundial. El drama es la incapacidad de acabar con la guerra. Pero los refugiados son una oportunidad; la demografía es un valor de peso.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios