EL Ayuntamiento de Sevilla acaba de elaborar un protocolo para regular (digámoslo así) las relaciones de los policías con los medios. En la norma se establece que toda información solicitada por los periodistas será canalizada a través del Gabinete de Comunicación, para evitar el contacto directo con los agentes. Es más, éstos, cuando estimen oportuno difundir alguna actuación, deberán dirigirse a la portavoz del cuerpo, que para eso la nombró Zoido. Y ésta, a su vez, hablará con el gabinete. El protocolo recuerda a los policías que deben cumplir con su secreto profesional. Claro. ¿Y a qué viene tanto filtro y tanta cautela? Luz y taquígrafos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios