El separatismo pierde la mayoría en el 'Parlament'

Los independentistas han perdido ya dos votaciones y aparece una alineación entre PSC y ERC contraria a la vía unilateral

La fractura del bloque independentista en el Parlamento de Cataluña ha llevado a éste a perder la mayoría. ERC no ha aceptado la imposición de Carles Puigdemont, cuyos acólitos querían que los cuatro diputados huidos y encarcelados se saltasen la delegación de voto, por lo que, de momento, han perdido esos escaños. Con 61 votos, ERC y Junts per Catalunya no suman una mayoría, ni siquiera con los cuatro de la CUP. Son 65 votos, justos los que tiene el conjunto de los partidos constitucionalistas. De este modo, los independentistas ya han perdido dos votaciones; con una de ellas, se iba a amonestar al Rey por su discurso del 3 de octubre de 2017. La otra, que han ganado los pragmáticos, insta al Gobierno a dialogar sobre un referéndum pactado, con garantías legales e internacionales. Este empate entre bloques refleja la deriva del Gobierno de Quim Torra, que hoy no es siquiera una confluencia de intereses, sino el único modo de impedir una nueva convocatoria electoral. Torra sólo se ha dedicado a lo simbólico, no cuenta con el apoyo de ERC y su Gobierno es más bien un desgobierno, incapaz de gestionar y de establecer un diálogo con Madrid. El empate, sin embargo, hace imposible la moción de censura. Aunque Cs, PSC, PP y En Comú Podem estuviesen de acuerdo en apoyar a otro presidente -cosa harto improbable ahora-, necesitarían un escaño más para ganar y, además, en esas circunstancias, Puigdemont, Turull, Rull y Jordi Sánchez podrían rectificar y delegar sus votos. No obstante, el Gobierno de Torra no va a poder sacar grandes iniciativas en la Cámara y, lo que resulta más interesante, comienza a producirse una alineación entre PSC y ERC, que sin ser constitucionalista al cien por cien sí es partidaria de dejar las vías unilaterales. Fue la alianza conjunta de ERC y del PSC en la Mesa de la Cámara la que ha dejado sin voto a los cuatro parlamentarios rebeldes. Esto es un hecho muy importante para los próximos meses. Tampoco se nos escapa que lo que persigue ERC es una mejora judicial de los encausados de cara al juicio por el procés. Pedro Sánchez debe abstenerse de realizar presiones en este sentido, sobre todo después de que la Fiscalía haya decidido seguir adelante con las acusaciones más graves. La acusación de rebelión no se va a retirar. Lo que este panorama indica es que la situación en Cataluña seguirá empantanada hasta la celebración del juicio y la publicación de la sentencia. No se avanzará ni en un sentido ni en otro para perjuicio del conjunto de los catalanes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios