Oposiciones Plazos y fechas de los exámenes para administrativos del Estado

Tribuna

Francisco Fonseca

Director de la Representación de la Comisión Europea en España

La hora de las inversiones en África

La UE es el mayor socio comercial de África con un total de 243.000 millones de importaciones y exportaciones, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional

La hora de las inversiones en África La hora de las inversiones en África

La hora de las inversiones en África / rosell

Desde la creación de la Unión Europea sus vínculos con África se han ido haciendo cada vez más patentes. Ya en los años 70 la UE empezó a desarrollar programas que permitieran a países del norte de África tender hacia la convergencia con la economía europea, con el objetivo de crear un área de estabilidad, prosperidad y crecimiento económico, tan importante siempre en las políticas de la Unión Europea. Iniciativas como el diálogo euroárabe, el Proceso de Barcelona o la reciente Política Europea de Vecindad, que ofrece una relación privilegiada a los países participantes, son prueba de ello.

Si miramos al continente en su conjunto, a día de hoy 52 países se benefician de un acuerdo comercial, de un Acuerdo de Asociación Económica o de un régimen comercial preferente. Gracias a estos acuerdos, la UE es el mayor socio comercial de África, con un total de 243.000 millones de importaciones y exportaciones, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Y, por supuesto, otra pata importantísima de nuestra relación con el continente africano es la ayuda al desarrollo: en el periodo 2014-2020 se han destinado 31 000 millones de euros a apoyar a África.

Pese a todo esto, no podemos cerrar los ojos al hecho de que en determinados países de África muchas personas deciden iniciar el camino de la inmigración tanto por causas endógenas, como la explosión demográfica y las sequías fruto del cambio climático, como por el efecto de atracción de nuestro modelo económico, social y político. Sabemos que la asistencia tradicional en forma de ayudas es importante. Pero también sabemos que este enfoque debe ser completado con otras herramientas de inversión. La comunidad internacional acordó en 2015 una nueva agenda de financiación para el desarrollo que llama a movilizar recursos privados y aplicar modelos innovadores de financiación. La aplicación práctica de esta Agenda se resumiría en la idea de llevar a África la filosofía del Plan Juncker - que ha conseguido movilizar 344.000 millones de euros en proyectos de alto valor estratégico en Europa en poco más de tres años-. Y precisamente para pasar de la teoría a la práctica, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, propuso durante el Debate sobre el estado de la Unión una Alianza para las Inversiones Sostenibles y el Empleo UE-África.

Indudablemente lo que ocurre en África influye en Europa y viceversa. La relación entre desarrollo y migraciones es clara. Cuanto mejor clima exista para la inversión, cuantas más empresas inviertan y generen puestos de trabajo, cuanto mejor estén formados los trabajadores del continente vecino, en menor medida se verán en la difícil obligación de poner en riesgo su vida y huir de sus países; de la misma forma que cuanto más se formen esas personas, más oportunidades tendrán de venir a la UE a través de vías legales como el esquema de la tarjeta azul. Éste es un planteamiento coherente de esta Comisión y creo firmemente que sería esencial que esta alianza de tú a tú con África se pusiera en marcha antes de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019.

La Alianza se centra en las personas, en las empresas y en la inversión en toda África. En concreto, pretendemos impulsar las inversiones estratégicas y alentar la participación del sector privado en los proyectos, invertir en educación y habilidades de las personas, mejorar el entorno para hacer negocios y el clima de inversión. Con estas medidas se prevé la creación de diez millones de empleos en los próximos cinco años, que 105.000 estudiantes y personal docente se beneficien de Erasmus + para 2027, que 75.000 personas reciban formación profesional para desarrollar sus habilidades y que 24 millones de ellas tengan acceso a carreteras que no se bloqueen cuando se dan fenómenos meteorológicos extremos con los cambios de estación.

Europa ya trabaja en partenariados similares a los propuestos en la Alianza basados en acuerdos comerciales y los programas de desarrollo ya existentes a los que se une la expansión del Banco Europeo de Inversiones en África del Este, con oficinas recientemente abiertas en Etiopía y Kenia.

Plantear una Alianza de tú a tú entre la Unión Europea y África no es solo innovador porque pretende aplicar la misma filosofía del exitoso Plan Juncker en nuestro continente vecino, sino porque añade otra pata más para abordar de una manera más completa la cuestión de las migraciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios