Tribuna

Celso Torres

Presidnte AAHH Sevilla son sus Bares

Balance de un año de restricciones en la hostelería andaluza

El autor hace un resumen de todas las medidas restrictivas aplicadas por Junta de Andalucía desde que estalló la pandemia y los perjuicios económicos en el sector

Un camarero sirve a los clientes sentados en el velador de un bar.

Un camarero sirve a los clientes sentados en el velador de un bar. / Juan Carlos Muñoz

Estimados gobernantes de la Junta de Andalucía, a mediados de agosto del año pasado y con la excusa de controlar la pandemia, decidieron criminalizar a un sector como el de la hostelería imponiéndonos restricciones absurdas como cerrar desde noviembre hasta marzo a las 18:00, como no vender alcohol en Navidad de 18:00 a 20:00 o como desde el mes de mayo obligar a cerrar de manera discriminatoria a los locales sin licencia de música a las 00:00, o desde junio poder cerrar a la 1:00, pero sin poder servir nada desde las 00:00.

Ha pasado un año y aún no hay ninguna prueba científica que acredite que la hostelería sea un foco de contagios, es más, considero humildemente que somos parte de la solución, ya que cumplimos con medidas de seguridad mucho más estrictas que en una sala de espera de un hospital.

Durante este año, algunos negocios alcanzamos unas pérdidas superiores al 35% y similares a los dos meses que estuvimos confinados, de manera ya inconstitucional, según el TC, por orden del Gobierno central.

Hay que añadir también que no sólo es el daño que hemos sufrido, sino también las pocas ayudas que hemos recibido que en algunos casos ascienden a nada.

La duda que se nos plantea como empresarios previsores que debemos ser es si a partir de agosto van a seguir erre que erre criminalizándonos como sector, impidiéndonos nuestro derecho al trabajo y obligándonos a seguir arruinándonos o se han dado cuenta ya que este virus ha venido para quedarse y que los jóvenes son imparables y van a seguir reuniéndose en casas u organizando botellonas por mucho que nos impidan trabajar.

¡Qué fácil es tomar medidas dañinas cuando se tiene el sueldo asegurado y de nada sirve que pongan como escudo a un comité de supuestos expertos para no asumir responsabilidades, sobre todo cuando hay otras comunidades como Madrid que no dañan tanto al sector y controlan la pandemia1

En sus manos está dejarnos vivir, dejarnos trabajar y empezar a buscar otro tipo de soluciones o seguir hundiéndonos como llevan un año haciendo con medidas absurdas no demostradas científicamente.

¡Qué pasen unas buenas vacaciones!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »