Educación

Villalobos también presiona a la Junta por la desinfección escolar

  • Se suma a la exigencia del alcalde de Sevilla para que Educación costee el próximo curso parte de estos trabajos

  • Un nuevo frente con la Junta

Labores de desinfección en un colegio.

Labores de desinfección en un colegio. / D. S.

El próximo curso escolar no va a estar exento de confrontación política. Si hace escasos días era el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien exigía a la Consejería de Educación que aportara dinero para desinfectar los colegios, ahora ha sido el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, en su cargo como presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), el que ha pedido al departamento que dirige Javier Imbroda que asuma parte de este gasto, al que ha puesto número para toda la región: 215 millones de euros.

Villalobos ha hecho tal petición en una carta que ha enviado a Imbroda para que la tenga en cuenta en el consejo de gobierno de la Junta que se celebra este martes, con la intención de que se apruebe “una medida excepcional” como apoyo económico a los consistorios que no pueden afrontar por sí solos la elevada cuantía que supone desinfectar los centros de Infantil y Primaria para prevenir contagios de Covid-19.

Tan sólo en la capital andaluza, tal servicio tuvo un coste de 8,2 millones el curso pasado, en los que la Junta de Andalucía, mediante la Consejería de Empleo, puso 3,3 millones. El resto corrió por parte de la arcas locales, un gasto que no está dispuesto a asumir otra vez el ayuntamiento gobernado por Espadas.

El presidente de la FAMP se suma ahora a tal petición, cuando falta poco más de un mes para que los menores regresen al aula, en unas condiciones de seguridad muy similares a las de septiembre de 2020. Por tal motivo, antes de que arranque el curso dicha federación hará llegar a la Consejería de Educación un informe actualizado con datos tomados de los costes asumidos por los ayuntamientos a la hora afrontar la desinfección escolar.

La respuesta que ha dado hasta ahora el departamento que dirige Javier Imbroda se ha basado en la titularidad de colegios, que es municipal, por lo que todo trabajo de mantenimiento que en ellos se desarrolle deben afrontarlo los consistorios. La Consejería de Educación, por su parte, se ha encargado de prestar tal servicio en institutos, consistorios y escuelas de idiomas.