Betis-Alavés | La Crónica Si querían lucirse ante Pellegrini... (1-2)

  • El Betis se despide del Benito Villamarín en esta Liga con una nueva bochornosa actuación que lo deja en la decimocuarta plaza

  • Ni el efecto del nuevo entrenador motiva a un club que sólo mira al próximo año

Juanmi y Canales, cabizbajos tras el segundo gol del Alavés. Juanmi y Canales, cabizbajos tras el segundo gol del Alavés.

Juanmi y Canales, cabizbajos tras el segundo gol del Alavés. / Antonio Pizarro

El Betis hace tiempo que dimitió de la Liga. Los esfuerzos de Alexis han dado para que la categoría no peligrase en estas jornadas finales, pero la desconexión del equipo es absoluta. Con el club más pendiente de la planificación del próximo año, esa escasa importancia del presente se trasladó al césped. Ni siquiera el efecto de la presentación de Manuel Pellegrini motivó al Betis, que se despidió del Benito Villamarín por esta Liga con una imagen bochornosa, otra más que sumar a la amplia lista de borrones de la temporada.

Al decoroso primer tiempo, en el que al menos acumuló tres ocasiones de gol que hicieron intervenir a Roberto, le siguió un segundo tiempo para olvidar. Al Alavés le bastó adelantar las líneas tras el descanso para desnudar a la defensa del Betis, tan carente de recursos como en el resto del campeonato. Más vale que Pellegrini, o Antonio Cordón, tomase nota de lo que sucedió en el césped, más lo que haya apuntado anteriormente, para que los verdiblancos eviten una planificación tan desastrosa como la del pasado verano, en la que se dilapidaron 100 millones de euros.

Esa imagen de desidia se acentuó con el comportamiento de algunos jugadores. Feddal, Álex Moreno o Guido Rodríguez vieron una tarjeta amarilla que les impedirá jugar la última jornada y nadie diría que les importó demasiado; o Juanmi, que se ganó una expulsión como culminación a esa temporada casi en blanco. Cuando no existe la autoridad del club en un vestuario suceden esas cosas y el Betis acabará el campeonato con la agonía de los desmotivados.

Roberto despeja un remate de Juanmi. Roberto despeja un remate de Juanmi.

Roberto despeja un remate de Juanmi. / Antonio Pizarro

Nada hacía presagiar esa debacle con lo visto en el primer tiempo. El planteamiento reservón de Muñiz, ese técnico de emergencia para el Alavés, quizá facilitó el protagonismo de un Betis, que con siete caras nuevas en el once, llegó con facilidad a las inmediaciones de Roberto. Y el meta se convertiría en el mejor jugador alavesista de la primera mitad, con tres buenas intervenciones ante remates de Mandi –Borja Iglesias estaba en fuera de juego en la acción posterior–, Canales y del propio delantero gallego. Tampoco es que el fútbol del Betis dispusiera de una fluidez mayúscula, pero sí encontró esos espacios necesarios para generar oportunidades. Canales, muy activo, ofreció siempre opciones a sus compañeros, aunque no encontró colaboración en Fekir, más desacertado de lo habitual en acciones sencillas.

Los de Muñiz apenas dieron señales de vida. Con muchas dificultades para mantener la pelota, el Alavés sólo acumuló una llegada clara y fue tras un mal despeje bético. El balón le acabó cayendo a Burke dentro del área pero el remate de primeras del escocés fue detenido por Dani Martín.

No le gustó al técnico alavesista lo que venía sucediendo en el partido e introdujo a Manu García tras el paso por los vestuarios. El carácter del capitán le cambió la cara a su equipo, que ya en el primer minuto pudo anotar si Joselu hubiera acertado con el remate.

Tendría el delantero un segundo intento cinco minutos después. Burke aprovechó otra laguna defensiva del Betis para habilitarlo y esta vez Joselu sí estuvo acertado para batir a Dani Martín en su salida.

Los jugadores del Alavés festejan la salvación. Los jugadores del Alavés festejan la salvación.

Los jugadores del Alavés festejan la salvación. / Antonio Pizarro

Del Betis ya no existían noticias. Sobando el balón de un lado a otro pero sin profundidad, los verdiblancos parecían con más ganas de irse a la caseta que de buscar la remontada. Y lo que se encontraron fue el segundo tanto del Alavés y, cómo no, en otro error defensivo. Entre Mandi y Emerson descuidaron la marca de Ely, que sólo tuvo que poner el pie al córner lanzado por Camarasa para colocar el 0-2.

Con ese tanto, el Alavés casi acariciaba la permanencia, lo que llegó a los vitorianos a dar otro paso atrás que hizo meterse al Betis en el partido, aunque de nuevo emergió la figura de Roberto para desbaratar la buena acción de Juanmi. Ya en la prolongación, y tras las expulsiones del propio malagueño y de Ely, no podría responder el meta visitante al buen remate de Loren, que seguro que todavía se pregunta los motivos que lo han llevado a estar más minutos de los debidos en el banquillo.

El marbellí fue el único que pudo reivindicarse ante Pellegrini, que si el pasado lunes elogió el nivel de la plantilla, muy convencido estará de poder transformar a este equipo que apenas ha competido esta temporada. Y si ni siquiera su fichaje los invita a lucirse...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios