Análisis

Betis, el necesario paso al frente hacia el ADN ganador

  • Noches como las del Euroderbi, el Rennes, la ida ante el Valencia en las semis de Copa y la sufrida frente al Athletic invitan al club verdiblanco a un cambio definitivo de mentalidad e idiosincrasia 

Pellegrini dialoga con sus jugadores al inicio de un entrenamiento. Pellegrini dialoga con sus jugadores al inicio de un entrenamiento.

Pellegrini dialoga con sus jugadores al inicio de un entrenamiento. / José Ángel García

El análisis posterior a la eliminación del Betis en la Copa del Rey dejó conclusiones a desglosar en función de diferentes aspectos del juego, de lo que fue el partido en sí, de las carencias de la planificación y, sobre todo, de un aspecto fundamental y de vital importancia en un club de fútbol para abandonar ese bucle de noches tan dolorosas como las del pasado jueves que tan habituales son en un club como el verdiblanco: la importancia de la mentalidad y del ADN ganador.

Todos esos ingredientes explican el porqué volvió a repetirse en Heliópolis la historia de siempre en ese bucle que vive instalado el cuadro verdiblanco, quedando fulminados una vez más el hecho de recurrir siempre a la excusa del victimismo y la mala suerte. Argumentos que tanto daño le llevan haciendo a la propia entidad heliopolitana a lo largo de su historia, salvo en contadas excepciones.

Pellegrini y la planificación de Cordón

Es innegable el buen trabajo de grupo de Manuel Pellegrini en cuanto a dirección y gestión del grupo, teniendo enchufados a todos sus futbolistas, y que últimamente sus lecturas de partido estaban siendo positivas, pero también es innegable que ante el Athletic Club hubo cosas en la el preparador chileno falló. Más allá de no citar a Loren, la tardanza en dar entrada a Tello, meter en el campo a un Guardado que sigue aportando poquísimo, ver a Sidnei de mediocentro el flojo papel por ahora de Montoya…

Antonio Cordón, junto a Federico Martínez Feria, dialoga con Pellegrini. Antonio Cordón, junto a Federico Martínez Feria, dialoga con Pellegrini.

Antonio Cordón, junto a Federico Martínez Feria, dialoga con Pellegrini. / Juan Carlos Muñoz

Decisiones pocos lúcidas del Ingeniero –más allá de que el colegiado debió expulsar a Yeray en la segunda parte–, que sigue exprimiendo a una plantilla con carencias que volvieron a quedar patentes. Sobre todo a nivel defensivo, con la necesidad desde hace mucho tiempo ya de mejorar el juego aéreo en el eje de la zaga y cubrir esa falta de calidad física, amén de demostrar los verdiblancos, una vez más, el nulo manejo de ese otro fútbol en situaciones como la del tramo final del partido ante los rojiblancos.

La lectura de Pellegrini en los cambios ante el Athletic no fue la acertada y las carencias en la planificación volvieron a ser patentes

Ni fue casualidad aquel empate ante el Valencia en el descuento en la ida de aquella semifinal de Copa, ni fue casualidad la eliminación ante el Rennes, ni el gol de Raúl García en el minuto 93 saltando entre los centrales en una acción en la que Canales no estuvo fino a la hora de ir a disputar el balón con Íñigo Martínez. Igual que tampoco fue una lotería la tanda de penaltis (Euroderbi, Vallecas el año pasado, ahora ante el Athletic...) o ¿fue casualidad lo bien que tiraron Luis Fernández o Lembo en aquella tanda en San Mamés con Serra? Y es que en los lanzamientos de penaltis frente al equipo de Marcelino García Toral quedó reflejado otro aspecto nada positivo de la planificación de Antonio Cordón: la portería.

La mentalidad

Intachable fue la actitud de los jugadores y el espíritu competitivo del Betis, pero quedarse sólo con eso y destacarlo continuamente, cuando debería ser lo normal en un club como el Betis, invita a esa necesidad imperiosa que tiene la entidad verdiblanca de cambiar una mentalidad y una idiosincrasia tan arraigada en el conformismo y el victimismo.

El Betis demostró otra vez que se muestra incapaz de manejar ese ‘otro fútbol’ en determinadas situaciones y lo pagó caro en el descuento

"Orgullo", "cabeza alta", "el fútbol es injusto y nos debe algo", entre otras, son frases muy recurrentes en el mundo del fútbol en situaciones como las del pasado jueves en Heliópolis, que reflejaron aplausos y alabanzas por no conseguir nada. Y es que echando la vista atrás, concretamente desde junio de 2005 hasta hoy, noches como las del jueves se siguen repitiendo en el Betis cada cierto tiempo, teniendo en cuenta el hecho de que éste suele jugar en Europa una vez cada cinco años, que suele quedar en puestos mediocres en la tabla de forma habitual, que vive descensos innombrables, o que toma hojas de ruta deportivas que de momento no termina de funcionar y que cuando funciona no suele tener continuidad siempre con los egos como principal problema.

El fútbol volvió a castigar, como en otras noches de años no muy lejanos, a un Betis que ha de erradicar el conformismo y el victimismo

Por todo ello, nada invita a achacarlo todo a la casualidad o a la mala suerte. Apostar por tener una mentalidad ganadora, con ambición y exigencia, creer en la importancia de un ADN ganador, tomar decisiones adecuadas en momentos clave, conocer la historia para no tropezar una y otra vez en la misma piedra es clave para abandonar esa sensación de estar instalando en un bucle que lleva al bético a una espera infinita, año tras año, para vivir en una ilusión despertada a base de golpetazos de realidad, golpetazos recibidos por la pelota en la hierba, ésa que refleja el caminar, el sentir y cómo respira una entidad de fútbol. En este caso, el Betis, que sigue acumulando varapalos en momentos trascendentales.

Imagen del consejo de administración en la última junta de accionistas. Imagen del consejo de administración en la última junta de accionistas.

Imagen del consejo de administración en la última junta de accionistas. / Antonio Pizarro

Futuro en Liga

Ahora, le queda al Betis la vía de la Liga para estar en Europa la próxima temporada, con la duda de ver cómo reacciona Pellegrini y sus pupilos al varapalo sufrido ante el Athletic, siendo clave que éstos mantengan el nivel de este recién comenzado año 2021 para alcanzar el objetivo deportivo marcado al inicio de curso y no acabar la temporada con la sensación de que se esfuma al limbo otra campaña más. Los verdiblancos tienen por delante ahora tres pruebas muy exigentes, Barcelona, Villarreal y Getafe, citas importantes para ver el nivel de dureza y mentalidad del grupo que entrena el chileno para levantarse del golpe sufrido en la Copa del Rey.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios