Real Betis

El Betis y Quique Setién, los avatares de un adiós

  • El club verdiblanco anunció la salida del técnico con un comunicado de agradecimiento

  • Las discrepancias con Serra Ferrer y la grada, decisivas

Quique Setién y su cuerpo técnico posan antes del partido. Quique Setién y su cuerpo técnico posan antes del partido.

Quique Setién y su cuerpo técnico posan antes del partido. / Joaquín Corchero

La etapa de Quique Setién en el Betis se acabó ayer tras la victoria en el Santiago Bernabéu. El club anunció el adiós con un comunicado de agradecimiento en el que no se exponían los motivos de ese desencuentro que se ha ido gestando desde hace algunos meses y que se ha acelerado con los malos resultados de las últimas semanas, que dejaron al equipo sin opciones de repetir el objetivo europeo.

Las discrepancias entre el entrenador y el vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, fueron agrandándose con el paso del tiempo y la convivencia de ambos en el proyecto se antojaba imposible. Ni el apoyo de José Miguel López Catalán, el principal valedor de Setién, ni su relación de confianza con el presidente, Ángel Haro, le valieron al entrenador para cumplir el año de contrato que le quedaba en Heliópolis. La afición verdiblanca también había mostrado su rechazo al cántabro, lo que también suponía un problema más para la continuidad.

"El Real Betis Balompié y su entrenador, Quique Setién, han decidido que el técnico cántabro no siga al frente del primer equipo verdiblanco la próxima temporada.En los dos últimos años, Setién ha llevado al Real Betis de nuevo a competición europea, ha multiplicado de forma importante el valor de la plantilla verdiblanca, ha contribuido a potenciar el papel de la cantera y ha conseguido triunfos de enorme valor que pasarán a la mejor Historia del Real Betis. Por ello, el Club desea agradecer a Setién y a su cuerpo técnico el trabajo desarrollado durante estos dos años, en el que han contribuido al crecimiento deportivo y a la estabilidad de la entidad, y les desean lo mejor en su futuro personal y profesional. Gracias, Quique. Mucha suerte, Quique", expuso el club verdiblanco en el comunicado en el que hacía oficial el adiós de Setién, que ya no viajará siquiera con el equipo a Estados Unidos para los dos últimos amistosos de la temporada, en los que Alexis Trujillo y Marcos Álvarez dirigirán al equipo.

"Hay que entender la idiosincrasia del Betis, de la ciudad y la afición que tenemos. Seguramente he sido uno de los que no lo he hecho desde que llegué y tendría que haber empatizado un poco más. Ese punto de irracionalidad en la pasión de un seguidor del Betis, entra en contra de un tío del norte que busca siempre argumentos. Hay un desencuentro que ha superado las cuestiones futbolísticas. Es triste pero es así. Yo soy el que tenía que cambiar en una ciudad nueva, no fui engañado para firmar y vivir en Sevilla. Tengo que hacer una reflexión y trataré de mejorarlo en el futuro", expuso el técnico en una última rueda de prensa que ya sonaba a despedida.

Con Serra Ferrer firme en su decisión de que lo mejor para el Betis era un cambio de rumbo en el banquillo, como así lo volvió a expresar ante el consejo el pasado viernes, Setién entendió que su futuro estaba al margen del equipo verdiblanco, como así se lo transmitió a los dirigentes. Los cánticos de la grada contra su persona del día del Huesca, acrecentados incluso tras el gol de Joaquín en el último suspiro, ya dejaron claro que ese divorcio entre la grada y el entrenador era absoluto.

Lorenzo Serra Ferrer junto a Ángel Haro, en el palco del Santiago Bernabéu. Lorenzo Serra Ferrer junto a Ángel Haro, en el palco del Santiago Bernabéu.

Lorenzo Serra Ferrer junto a Ángel Haro, en el palco del Santiago Bernabéu. / Joaquín Corchero

"A la temporada le doy una nota alta, aunque el juego no se puede valorar del todo. Creo que hemos sido un buen equipo y que hemos mejorado considerablemente nuestras prestaciones con respecto al año pasado", señaló el técnico, que incluso desveló una anécdota: "El otro día el socio 400 y pico vino a darme las gracias. Y me quedo con eso. No me quedo con los gritos de una situación mala". "En un año avanzamos lo que pensábamos en tres. Las expectativas entrando a Europa fueron enormes y el comienzo del año fue esperanzador. Tristemente en la Liga no pudimos dar ese paso que nos habría gustado. Ha habido partidos que hemos jugado francamente bien y merecimos ganar, esa frustración que hemos vivido es la que ha generado una situación de tensión", añadió el preparador verdiblanco para justificar ese desencanto que ha rodeado su final en el Betis.

Con el equipo en Estados Unidos desde mañana, la entidad heliopolitana vivirá ahora jornadas decisivas para decidir su nuevo entrenador, que será consensuado dentro de la comisión deportiva. La idea de los dirigentes pasa por una línea continuista en el estilo de juego, en cuanto a que el Betis sea un equipo protagonista, pero siempre adaptado a la filosofía de su nuevo técnico. Los errores cometidos por Setién, tanto con la grada como en asuntos internos de la entidad, pusieron ayer un gris final a su etapa en el Betis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios