betis - atlético de madrid | informe técnico

Al son de Dani Ceballos

  • Cuando el utrerano encontró el sitio, el Betis dominó y generó peligro

Dani Ceballos controla el balón en una jugada del partido. Dani Ceballos controla el balón en una jugada del partido.

Dani Ceballos controla el balón en una jugada del partido. / Antonio Pizarro

Elogiado por Diego Simeone en la previa, Dani Ceballos tenía ganas de exhibirse ante un entrenador que lo quiere para su Atlético. Liberado de tareas defensivas gracias al sistema empleado por Alexis Trujillo, cuando el utrerano encontró su sitio en el campo guió al Betis para superar al conjunto colchonero tanto en la posesión de balón como en el número de ocasiones.

El nuevo entrenador bético apostó de inicio por un 4-2-3-1, en el que Dani Ceballos aparecía con libertad de movimientos por detrás de Rubén Castro y protegido por Petros y Brasanac, por lo que sólo se tenía que preocupar de generar fútbol. Y bien que lo hizo el utrerano, con regates, caños, taconazos y hasta un golazo de volea desde la frontal.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Defensa

Abandonada la zaga de tres centrales que impuso Víctor Sánchez del Amo, el Betis se defendió mejor gracias a la labor de Brasanac y Petros -ayudados por Joaquín, Dani Ceballos y Jonas Martin-, que cerraron los huecos por dentro y le pusieron mil trabas a un Atlético que tampoco derrochó excesivas ganas.

Con los centrales, Pezzella y Bruno, firmes en los cruces y en los ataques posicionales del rival, el Betis encajó un gol en una falta frontal del rival, todo un hándicap en esta temporada, por más que Saúl prolongase el balón con la mano.

Ataque

Con una marcha más que el Atlético, el Betis se fue entonando a la vez que sus jugadores de calidad -Joaquín, Dani Ceballos y Rubén Castro- comenzaron a combinar entre ellos. Así llegaron ocasiones claras en el primer tiempo para los tres, sobre todo un disparo del utrerano que se estrelló en el poste o una internada del portuense, tras asistencia del canario, que acabó con su disparo en el lateral de la red.

La apatía del cuadro colchonero también favoreció que tanto Rafa Navarro como Durmisi -y al final Álex Martínez- se incorporasen con peligro, lo que permitió que los verdiblancos llevasen peligro tanto por dentro como por las alas.

Como no podía ser de otra manera, el factor desequilibrante fue Dani Ceballos. Primero generó el saque de esquina con una excelente acción ante Giménez, al que desbordó como quiso; luego aprovechó el rechace de la zaga para enganchar un gran disparo desde la frontal ante el que Oblak, muy tapado por Savic, reaccionó tarde y para meterlo en su portería.

La posterior entrada de Cejudo, muy participativo, también ayudó a generar ocasiones, aunque Oblak desbarató la mejor con una gran parada.

Virtudes

El planteamiento, con un Betis con las líneas más juntas; la calidad de Dani Ceballos, clave para desnivelar el duelo, tanto en la posesión como en la ejecución.

Talón de aquiles

Otra mala acción defensiva a balón parado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios