Betis-Dudelange | La contracrónica

Europa vuelve al Villamarín

  • El Betis logra de nuevo una victoria ante su público en el Viejo Continente más de 2.000 días después

  • Tercera goleada histórica en la competición

La afición del Benito Villamarín, bufandas al aire antes de comenzar el partido. La afición del Benito Villamarín, bufandas al aire antes de comenzar el partido.

La afición del Benito Villamarín, bufandas al aire antes de comenzar el partido. / Antonio Pizarro

2.172 días después, el Benito Villamarín vio al Betis ganar en Europa de nuevo. Ha llovido mucho desde aquel 24 de octubre de 2013 en el que el equipo por entonces entrenado por Pepe Mel venció por la mínima al Vitoria Guimaraes gracias a un gol de Vadillo. Fue la temporada infausta, de nefasto recuerdo para el bético de a pie: la campaña de los 25 puntos conquistados. Por entonces, un récord negativo en la historia de la Liga. Pero el Betis y el Benito Villamarín han vuelto a Europa. Y lo ha hecho fiel a su estilo, impronta innegociable de Quique Setién. Porque el plan B es mejorar el plan A.

Tras empatar en la primera jornada de competición a domicilio, en casa del Olympiacos, el coliseo verdiblanco vibró seis años después con su equipo ante el Dudelange, al que goleó 3-0, en la tercera goleada histórica más importante del conjunto heliopolitano. Por delante, sólo el triunfo (6-0) ante el Jablonec checo en la previa de la temporada 2013-14 y la manita al Vejle danés (5-0) en la temporada 1998-99. El 3-0 europeo, además, se repitió en dos ocasiones más ante el Willem II (1998-99) y ante el Viktoria Zizkov (2002-03).

Pero antes del éxtasis, hubo que sufrir. Porque el Dudelange, que venía con el cartel de cenicienta del Grupo F, vendió cara su derrota y firmó un partido digno, muy digno. 14 veces campeón en las dos últimas décadas de la liga de Luxemburgo, durante la primera mitad trataron con mimo a la pelota, con un juego al primer toque que sorprendió a propios y extraños. Y, de no ser por Joel Robles, la cosa se hubiera puesto cuesta arriba. El meta, que encadena su segundo partido seguido, volvió a dejar la portería a cero cuando su compañero entre los palos, Pau López, celebraba volver a ser convocado con la selección española de Luis Enrique desde el banquillo.

El otro bético citado por el técnico asturiano fue Marc Bartra. El central catalán por fin vio reconocido su nivel con el Betis y fue convocado para los duelos que el combinado español disputará ante Gales e Inglaterra. Tanto Bartra como Pau López podrán hacer de cicerones de sus compañeros en el equipo nacional, puesto que en el encuentro ante los ingleses actuarán en casa, en el Benito Villamarín.

Protagonista por volver a la selección por la mañana y pudo volver a serlo por la tarde. El zaguero catalán anotó el primer tanto para los locales, aunque el escocés Andrew Dallas, árbitro de la contienda, anuló el tanto por falta a Frising, guardameta del equipo luxemburgués. Era el minuto 50 y el partido caía por su propio peso para el bando heliopolitano. Y sólo seis minutos después, la superioridad bética se plasmó, por fin, en goles. Tras una buenísima jugada en un córner, Sanabria adelantó a los de Quique Setién. Su gestito con la mano tras anotar quedará para el análisis.

En el plano meramente deportivo, el delantero paraguayo estuvo muy activo. Autor del primer gol, cedió a Sergio León algún pase para que el cordobés se estrenara también esta temporada, aunque faltó fortuna. Pero Sanabria sí asistió en el segundo, tras una buena combinación con Lo Celso. Con el golazo del argentino y el posterior de Tello, el beticismo estallaba en alegría. Esa misma que se vivió hace más de 2.000 días, cuando se produjo la última victoria en Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios