Mallorca-Betis | El rival

El Mallorca vuelve con la lección aprendida

  • Los baleares quieren acercarse a su mejor época, cuando no hace mucho estuvieron 15 años seguidos en Primera y ganaron una Copa y una Supercopa

  • El fichaje del japonés Kubo, lo más destacado del mercado veraniego

  • Mercado parado a la espera de una sorpresa en el Betis

Kubo golpea el balón en un partido con la selección olímpica japonesa.

Kubo golpea el balón en un partido con la selección olímpica japonesa. / Franck Robichon | Efe

El Mallorca vuelve a LaLiga Santander con la lección aprendida. Sus directivos no quieren cometer los mismos errores de su efímero paso por Primera División de hace dos temporadas, cuando todas las previsiones se torcieron muy rápido.

El club balear pagó con el descenso su mala planificación a pesar de contar con jugadores de calidad como el japonés Take Kubo, el colombiano "Cucho" Hernández y el croata Ante Budimir, entre otros.

A Kubo, precisamente, lo recuperó, a pesar de que también había otros candidatos interesados en la estrella nipona, que brilló en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El japonés es el crack que deslumbra en una plantilla conformada por la 'vieja guardia' que protagonizó ascensos consecutivos y con refuerzos provenientes de equipos modestos, sin mucho nombre, pero con experiencia en Primera División.

A prueba está el delantero inglés Daniel Sturridge, que vivió su ciclo más brillante en el Liverpool, pero el año y medio en el que ha estado parado siembra dudas sobre su rendimiento, que solo él puede despejar sobre el terreno de juego si finalmente convence al cuerpo técnico encabezado por Luis García. De momento, no hay una decisión al respecto.

El club ha apostado por el guardameta eslovaco Dominik Greif; ha reforzado la defensa con Jaume Costa (ex del Villarreal) y Pablo Maffeo (cedido por el Stuttgart), y también el ataque con los fichajes de Amath Ndiaye y Ángel Rodríguez, ambos procedentes del Getafe.

Todos ellos se integrarán en un once capitaneado por Salva Sevilla, de 37 años, y donde destacan jugadores claves en la dinámica de ascensos y descensos de los últimos años, como Antonio Raíllo, Baba, Jaume Sastre, Dani Rodríguez, Lago Junior, Abdón Prats, Martin Valjent y Aleix Febas.

Los baleares han perdido a Luka Romero, la joya de su cantera, que prefirió firmar su primer contrato profesional con la Lazio

El gran ausente será el juvenil internacional argentino Luka Romero, nacido en Durango (México) y con nacionalidad española, que ha firmado con la Lazio su primer contrato profesional. El club no pudo retener a la joya de su cantera, el futbolista más joven en debutar en Primera con 15 años y 229 días. "El error fue ponerlo muy pronto en el escaparate", avisó en su momento Luis García.

Sin Luka y con toda una temporada por delante, el entrenador madrileño tiene ya una opinión formada de lo que le espera a su equipo. "Un punto será un triunfo para nosotros y los tres, una gran victoria; vamos a dar guerra y un susto a algún equipo", anunció en la primera rueda de prensa de la pretemporada.

García, que logró el ascenso con los mallorquinistas la pasada campaña después de su paso por las ligas de China y Arabia Saudí, confía en el rendimiento que puede dar su equipo frente a los 'grandes' del fútbol español. Tiene toda la confianza de la directiva y de los propietarios, un grupo de accionistas estadounidenses encabezados por Robert Sarver, dueño de los Phoenix Suns de la NBA.

Hasta ahora, no ha habido motivos para cuestionar la labor del técnico. Todo lo contrario. El Mallorca cerró el ascenso a Primera tras una temporada excepcional, en la que batió el registro histórico de puntos al sumar 82 -los mismos que el campeón, el Espanyol- en 42 jornadas.

El regreso a LaLiga Santander tiene un claro componente de desafío para la centenaria entidad balear. El objetivo de la permanencia se plantea como una meta innegociable, sobre todo, si se mira al ciclo más brillante del club, no tan lejano.

En 2013 el Mallorca perdió una plaza en Primera tras quince años seguidos, período en el que conquistó una Copa del Rey, la Supercopa e inscribió su nombre en la Liga de Campeones de la temporada 2001-2002. Cayó al pozo de la Segunda B y se levantó rápido. Desde entonces el club ha vivido en una montaña rusa permanente, de la que quiere bajarse. La lección ya la tiene aprendida, busca la estabilidad y huir de la etiqueta de 'equipo ascensor' en la mejor Liga del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios