Betis Deportivo Un póquer de Raúl liquida al Gerena (4-3)

  • El Betis Deportivo, que tiró por la borda una renta de tres goles, suma una nueva victoria gracias al delantero y sigue segundo

Raúl celebra un gol junto a su compañero Mizzian. Raúl celebra un gol junto a su compañero Mizzian.

Raúl celebra un gol junto a su compañero Mizzian. / Juan Carlos Vázquez

No fue un partido muy corriente el disputado en la Avenida de Italia. En un envite en el que ambas zagas pecaron de ser demasiado endebles, Raúl García castigó a la más impasible, la del Gerena, con un póquer que mantiene al filial del Betis al rebufo del conjunto que lidera el Grupo X, el Puente Genil.

Poco le bastó a la escuadra verdiblanca para desbaratar a la gerenera en los primeros minutos de partido. A los 12 ya vencía 2-0 gracias a los tantos de Raúl. El segundo de ellos, tras una bella jugada coral en la que Rodri se libra de su marca y traza un servicio profundo hacia Mizzian, que llega en carrera y termina dando el pase de la muerte al espigado ariete de Guadix. Lo de Raúl no quedó ahí, claro, ante un Gerena que no paraba de pasar apuros en las acometidas béticas.

De nuevo Rodri, junto a Édgar el futbolista más regular del Betis Deportivo esta temporada, se encargó de acelerar la jugada. El extremeño, siempre intuitivo en las zonas interiores, volvió a pasar en largo cambiando de orientación esta vez. Y conectó con un Julio Alonso, que llegó como un ciclón por el flanco izquierdo y sirvió el 3-0 a Raúl, que remató de primeras al fondo de la red.

Los verdiblancos se las prometían felices. Únicamente se había consumido media hora de juego y el 8-0 que encajó el Gerena en su visita del curso pasado empezaba a aparecerse como un holograma en Heliópolis. Y, sin embargo, los hombres de Diego Román no perdieron la cara al partido y aprovechando la endeblez de la defensa bética hasta soñaron con remontarlo.

En un despiste local, Diego Domínguez tomó la espalda a la zaga y logró plantarse frente a Carlos Marín para acabar definiendo con claridad. Restaba poco tiempo para el ecuador, pero el ariete rojinegro volvió a causar estragos a los pupilos de Manel Ruano en este pequeño intervalo. En una jugada tejida desde atrás, el Gerena hizo llegar el balón a Domínguez, que iba en carrera con algo de distancia respecto a Xiker, pero quedando aún muy lejos de la meta bética. No tenía el delantero grandes opciones de crear problemas, pero una precipitada salida de Carlos Marín se las dio. El 9 gerenero eludió al portero, recortó a un Xiker que ya jugaba en desventaja, y anotó con un disparo lejano.

En muy poco, los rojinegros habían recortado la amplia distancia verdiblanca a un solo gol. Abréu decía que no con la cabeza en la retirada a los vestuarios, pues los suyos habían dejado que el rival se les subiese a las barbas. Peor fue en la reanudación, en la que el Gerena sólo tardó cuatro minutos en firmar el 3-3. Con mucha maña, Miguel Fernández se incrustó en el área y se revolvió ante la pasividad de la zaga bética. Tras vencerse Visus muy fácil, el jugador visitante remató con suavidad, pero con colocación. Y el balón superó al portero, tocó en el palo y atravesó la línea.

Era dramático para el Betis Deportivo, que pese a todo se puso las pilas y volvió a hostigar los dominios gereneros. Ruano buscó el plus en el banquillo, dando entrada a Roberto y a Jorge. Al final, el empuje se tradujo en el triunfo gracias a una maniobra de Raúl, que encontró la complicidad en una lentísima línea defensiva. Hasta cuatro toques pudo dar el delantero, que se sacó un remate muy potente para dejar al Betis a un punto del Puente Genil, al que visita el próximo 4 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios