A vueltas con el penalti que tiró Ez Abde

Desde mi córner

Tan malo fue que tirase el penalti el marroquí como pitarle cada vez que luego intervenía

DESEABA en mi última incursión futbolera que la final que iba a librarse en Heliópolis no fuese decisiva. Era señal inequívoca de que el Betis iba a continuar dependiendo de sí mismo para jugar Liga Europa. Eso dependía única y exclusivamente de hacer los deberes con la Real. O sea hacer lo mismo que llevaba haciendo varios cursos en sus choques con los txuri urdin, ganarles. Pero sí que fue decisivo un pleito lleno de incongruencias.

Incongruencias varias que tuvieron su punto culminante cuando Martínez Munuera vio penalti en lo que hasta ayer era un simple penaltito que no se penalizaba. Y ahí vino la nota más surrealista de todas, con Ez Abde apropiándose del balón que pretendía Ayoze para que éste no saliese de su estupefacción cuando Fekir bendijo la decisión del marroquí. En las redes sociales se ha vertido mucha mierda sobre este lance y hasta se culpa a Pellegrini de no impedirlo.

¿Y qué iba a hacer el entrenador para impedirlo? ¿Saltar a la yerba y dar un espectáculo insólito? Es ley de fútbol que el penalti tiene sus especialistas, pero también entra en los códigos que el futbolista que pida tirarlo no encuentre obstáculos. Un penalti lo puede marcar cualquier futbolista profesional y si hay uno que lo pide, pues se le da y punto. Que no era el más indicado para tirarlo, por supuesto, pero ante esa situación no procede crear un conflicto.

Debió impedirlo Fekir, pero no creería oportuno negarle el capricho a su amigo y la verdad es que el perjudicado fue el Betis y también Abde. Muy mal la pitada al marroquí cada vez que intervenía. Pitar al futbolista propio es pegarse tiros en el pie y cosa de mal aficionado. Quizás, la mayoría de los que pitaron a un futbolista propio está compuesta por béticos que reniegan del manque pierda en aras a una exigencia mal entendida. Por cuarto año consecutivo, el Betis en Europa.