Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

metabolismo y nutrición

Ayuno intermitente y diabetes

  • Un estudio científico plantea la utilidad terapéutica de los ayunos periódicos supervisados médicamente para revertir la diabetes tipo 2 y prescindir de la insulina

Prueba de glucosa en una farmacia en el marco de campaña de prevención de la diabetes. Prueba de glucosa en una farmacia en el marco de campaña de prevención de la diabetes.

Prueba de glucosa en una farmacia en el marco de campaña de prevención de la diabetes. / O. B.

El estilo de vida, especialmente a través de la alimentación adecuada y el ejercicio físico regular, es la mejor herramienta para preservar la salud y en ocasiones lograr revertir algunos problemas. Cada vez hay más evidencias desde el ámbito de la nutrición, la bioquímica y el metabolismo, de la importancia de la alimentación como una estrategia terapéutica de primer orden. Aunque ayunar siempre ha sido una opción desaconsejada por los profesionales (no hay que pasar hambre, solo comer sano y equilibrado) por primera ves un estudio científico plantea la utilidad de ayunos controlados médicamente para tratar e incluso revertir la diabetes tipo 2.

Los expertos lo denominan 'ayuno intermitente planificado' y, según ellos, puede ayudar a revertir la diabetes tipo 2. Así lo han descrito en en un pequeño, y por tanto limitado, estudio publicado en la revista BMJ Case Reports después de que tres pacientes bajo su cuidado, que siguieron un ayuno planificado, lograron eliminar por completo la necesidad del tratamiento con insulina.

Los tres pacientes que participaron en el ensayo lograron abandonar la insulina

La diabetes tipo 2, la más común y ligada al estilo de vida , el cuerpo no produce o no usa bien la insulina. La insulina es una hormona que ayuda a la glucosa a entrar a las células para darles energía. Sin insulina hay demasiada glucosa en la sangre. Con el tiempo, un nivel alto de glucosa en la sangre puede causar problemas. Es una enfermedad que padecen cerca de 400 millones de personas en todo el mundo y cuyo riesgo de aparición se encuentra condicionado por diversos factores, muy especialmente por la obesidad o el sobrepeso.

En este pequeño estudio, tres varones, de entre 40 y 67 años de edad, probaron un ayuno intermitente planificado para ver si eso podría aliviar sus síntomas. Los tres estaban tomando varios medicamentos para controlar su enfermedad, así como unidades diarias de insulina. Además de la diabetes tipo 2, todos tenían hipertensión arterial y colesterol alto. Dos de ellos ayunaron en días alternos durante 24 horas completas, mientras que el tercero ayunó durante tres días a la semana. En los días de ayuno se les permitía tomar bebidas muy bajas en calorías, como té o café, agua o caldos, y comer una comida muy baja en calorías por la noche.

Durante 10 meses los tres mantuvieron este patrón dietético. Trascurrido este periodo, se volvió a medir la glucosa en sangre en ayunas, la glucosa en sangre promedio, el peso y la circunferencia de la cintura.

Los tres hombres pudieron dejar de inyectarse insulina a los pocos meses de comenzar su programa de ayuno. Dos pudieron dejar de tomar todos sus medicamentos para la diabetes, mientras que el tercero suspendió tres de los cuatro medicamentos. Todos ellos perdieron peso (entre un 10 y 18%). Los autores advierten que "se trata de un estudio observacional y que se refiere a solo tres casos, todos en hombres". Por ello, habrá que desarrollar estudios más amplios que confirmen esta teoría y puedan ampliar o contrastar estas evidencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios