Semana Santa

Martes Santo: no se aceptan presiones ni amagos de dimisión

  • La decisión del Consejo es firme y no precisará de ningún decreto especial: las cofradías irán de la Campana a la Catedral. 

El presidente Francisco Vélez El presidente Francisco Vélez

El presidente Francisco Vélez / José Ángel García (Sevilla)

Comentarios 15

La decisión es firme, no necesitará de decretos especiales ni se dará marcha atrás ante supuestos amagos de dimisiones o falta de diligencia en el cumplimiento de los horarios. El Consejo de Cofradías impondrá el retorno al sentido natural de la carrera oficial en la jornada del Martes Santo:las cofradías irán de la Campana a la Catedral. No se negociará ningún cambio de sentido a este respecto. La institución cofradiera no necesitará de más avales ni disposiciones episcopales extraordinarias para hacer valer su posición. Tiene asignadas las competencias de organización de la Semana Santa de acuerdo con los Estatutos aprobados por la asamblea de los hermanos mayores y sancionados por la autoridad eclesiástica. Por si acaso, el arzobispo Asenjo ya dejó claro públicamente quién manda a la hora de organizar la intendencia y la logística de la Semana Santa de acuerdo con las autoridades.

El Consejo sí está dispuesto, llegado el caso, a negociar cambios en los horarios e itinerarios, pero siempre que se respete el sentido tradicional a la hora de cruzar la carrera oficial. El equipo de preside Francisco Vélez presentó un modelo de jornada alternativo, rechazado por las ocho hermandades –que hasta ahora se han mantenido unidas– y aplaudido por cofrades a título particular. Ante los rumores sobre amagos de dimisión si no se aceptan los planteamientos de las cofradías y algunas reacciones airadas no deseadas, el Consejo lo tiene claro: “Quien quiera dimitir, que dimita”. Se tiene muy claro que no se pueden repetir modelos que el año pasado se aprobaron con carácter de excepcionalidad.

Si las cofradías quisieran recuperar modelos anteriores, de Martes Santos anteriores a 2018, el Consejo también estaría dispuesto a ceder. Pedirá buena voluntad y buena fe a todas las cofradías en el cumplimiento de los horarios e itinerarios. Y se cuenta, además, con la voluntad del Ayuntamiento de garantizar la máxima seguridad en zonas sensibles como la Plaza de la Alfalfa, el lugar que más quejas generó en su día y que motivó el experimento del conocido como Martes Santo al revés.

El Consejo reconoce que quizás fue un error permitir la experiencia del Martes Santo al revés, pues se corría el riesgo de que se produjera el anhelo de repetir el modelo. No se quiere promover bajo ningún concepto que las cofradías apuesten de ahora en adelante por soluciones de estas características. El Consejo entiende que está obligado a ejercer sus competencias y a mantener un criterio común para toda la Semana Santa. La polémica debe quedar zanjada esta semana. A partir de entonces quedará trabajar para sacar adelante con éxito la parrilla de horarios e itinerarios finalmente aprobada.

La autoridad eclesiástica será informada en los próximos días “a los efectos oportunos”. Pero en ningún caso se le pedirá una asistencia especial por medio de decretos, exhortos u otras medidas. El que no quiera sentarse a la mesa a dialogar, emplee un tono vehemente o anuncie con dimitir como medio de presión, tendrá libertad para hacerlo. El arzobispo y el Consejo están de acuerdo en el enfoque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios