La Fototeca de Martín Cartaya

Primer viernes de marzo

  • Cautivo y abandonado -por sus discípulos, nunca por su barrio y su gente- en el Tiro de Línea, cuando la vía férrea marcaba la frontera y portazgo entre dos mundos 

El Cautivo del Tiro de Línea.

El Cautivo del Tiro de Línea. / Jesús Martín Cartaya

Primer viernes de marzo. Vía Crucis de la Pía Unión en la Casa de Pilatos, siempre con el recuerdo del historiador y archivero Joaquín González Moreno, que tanto hizo por recuperarlo y difundirlo. El besapié de Jesús Nazareno en San Antonio Abad con esas convocatorias tan clásicas en blanco y morado pegadas a las puertas del templo. La visita al Cautivo y Rescatado que recorrió un corto viaje por la estrechez de la calle Descalzos, desde su primitivo emplazamiento en el convento de los Trinitarios reformados -"local destinado a la capilla del Cristo de Burgos" para muchas generaciones de sevillanos- hasta San Ildefonso, donde hoy mora y sus muchos devotos le encienden candelillas los viernes de cuaresma como hacía la becqueriana demandadera de Santa Inés los sábados a la Virgen del Amparo. 

El Cautivo del Tiro de Línea, por la antigua vía del tren. El Cautivo del Tiro de Línea, por la antigua vía del tren.

El Cautivo del Tiro de Línea, por la antigua vía del tren. / Jesús Martín Cartaya

Cristos de manos atadas en San Lorenzo, San Esteban o la capillita de San José en las cuatro esquinas, donde Calvillo. Y Cautivo abandonado -por sus discípulos, nunca por su barrio y su gente- en el Tiro de Línea, cuando la vía férrea marcaba frontera y portazgo entre dos mundos. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios