Comercio

136 tiendas tradicionales resisten en el centro de Sevilla

  • La mayoría son negocios familiares, poseen un local en propiedad y tienen escasa presencia en internet

  • El autor del estudio propone planes protectores y bonificaciones fiscales para su protección 

Casa Rodríguez, ejemplo de negocio tradicional con un producto especializado y una cuidada presencia en internet y las redes sociales. Casa Rodríguez, ejemplo de negocio tradicional con un producto especializado y una cuidada presencia en internet y las redes sociales.

Casa Rodríguez, ejemplo de negocio tradicional con un producto especializado y una cuidada presencia en internet y las redes sociales. / Antonio Pizarro

Los 136 irreductibles. El estudio del profesor universitario Jaime Jover dedica un amplio apartado a entrevistas con propietarios y encargados de tiendas tradicionales que aún perviven en el centro histórico de Sevilla. Se trata, en su mayoría, de negocios familiares que poseen un local en propiedad y con una clientela bastante fiel. La falta de continuidad en sus herederos, la fuerte competencia de las marcas nacionales e internacionales (enfocadas al turismo) y el auge de las ventas en plataformas de internet ponen en la piqueta este formato que, según Jover, requiere de planes directores que lo preserven. 

El estudio contabiliza 136 negocios en el espacio comprendido entre las plazas Nueva, de San Francisco, de la Magdalena, del Duque y de la Encarnación. En su distribución, destaca la persistencia de algunas tiendas de esta tipología en Sierpes y Tetuán, con firmas tan conocidas como Maquedano o Foronda. También aquí se ha de tener en cuenta locales tradicionales de hostelería, como La Campana, Ochoa, Catunambú, Laredo y el Mesón Castellano. 

Pero su presencia se hace especialmente fuerte en la zona oriental del centro comercial histórico: Puente y Pellón, entorno del Salvador, la Alfalfa, Francos, Cuna y Plaza de la Encarnación. Cabe destacar en este enclave Casa Lucas, la única tienda de ultramarinos que queda en todo el ámbito de estudio. También hay que mencionar cafeterías como Alcázares, La Centuria y Spala, que han logrado sobrevivir en un entorno fuertemente transformado tras la inauguración de las setas. En sus proximidades se han perdido tiendas de muebles en mimbre, pero continúan abiertas otras de proximidad, especializadas en cuchillería y tapicería

De igual modo, se observa que algunas vías conservan la concentración gremial por la que aún siguen siendo conocidas. Ocurre así con las zapaterías de la calle Córdoba; las tiendas de novia en los alrededores del Salvador; las mercerías, corseterías y objetos religiosos en Francos y Álvarez Quintero; y los anticuarios de Acetres.   

Interior de Casa Lucas, uno de los pocos ultramarinos que pervive en el centro comercial de Sevilla. Interior de Casa Lucas, uno de los pocos ultramarinos que pervive en el centro comercial de Sevilla.

Interior de Casa Lucas, uno de los pocos ultramarinos que pervive en el centro comercial de Sevilla. / Antonio Pizarro

La mayoría de los comerciantes de estas tiendas que han accedido a ser entrevistados son de segunda o tercera generación. En muchos casos, se abrieron antes de que sus familias se hicieran cargo del negocio. Varios de ellos reconocen que si el establecimiento no fuera de su propiedad, resultaría complicado su mantenimiento. En este punto recuerdan lo sucedido con comercios de este tipo que se vieron abocados al cierre tras finalizar el periodo de prórroga de la renta antigua. También señalan como causa de este final "la falta de motivación en el negocio por sus herederos".

A ello hay que añadir que pocos establecimientos han optado por tener una página web, aunque aquí hay honrosas excepciones, como es la de Casa Rodríguez, tienda centenaria de artículos y textiles religiosos con una cuidada presencia en internet y en los perfiles de las redes sociales. Como ventajas, no cabe duda de que en estos locales se dispensa, en su mayoría, un trato diferencial, cercano y con productos artesanos, de alta calidad. 

La tienda de Velasco, en Francos, un referente del negocio tradicional sevillano. La tienda de Velasco, en Francos, un referente del negocio tradicional sevillano.

La tienda de Velasco, en Francos, un referente del negocio tradicional sevillano. / Antonio Pizarro

Para el autor del estudio, "el comercio tradicional no se ha protegido activamente". "La única fórmula prevista ha sido a través del planeamiento, donde los intereses etnológicos que podrían tener potencialmente estos establecimientos se han subordinado a un catálogo de edificios, por lo que no debe sorprender que los planes especiales de protección elaborados en los subsectores del Casco Antiguo no dispongan de una fórmula concreta para la conservación y promoción de estos intereses", refiere el especialista. 

Jover ensalza el comercio tradicional como "patrimonio", al dar respuesta a las necesidades más específicas de la población, con productos locales, trato personal y por constituir "un lugar de socialización". Por todo ello, propone que el Ayuntamiento de Sevilla y la Junta de Andalucía "articulen" planes individualizados para este tipo de negocio, a lo que habría que sumar otras medidas, como las bonificaciones fiscales

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios