Sevilla

Balance de Halloween en Sevilla: pedradas a autobuses y cierre del Bestiario

  • La Policía Local precintó la conocida sala de fiestas cuando decenas de personas pretendían entrar y ya no se cabía

  • La noche de brujas transcurre con menos incidentes que en los años anteriores

Un patrullero de la Policía Local, en la calle Zaragoza, junto al Bestiario. Un patrullero de la Policía Local, en la calle Zaragoza, junto al Bestiario.

Un patrullero de la Policía Local, en la calle Zaragoza, junto al Bestiario. / Emergencias Sevilla

La noche de Halloween de 2019 en Sevilla ha transcurrido de manera relativamente tranquila, con menos incidentes que en ediciones anteriores. Los episodios más destacables han sido el lanzamiento de pedradas y naranjas contra autobuses de Tussam y algunas casas, algo que tristemente se está convirtiendo en habitual en esta noche festiva en los últimos años, y el cierre de la discoteca Bestiario, en la calle Zaragoza, por exceso de aforo.

Un policía local precinta el Bestiario. Un policía local precinta el Bestiario.

Un policía local precinta el Bestiario. / Emergencias Sevilla

La Policía Local de Sevilla y la Policía Nacional tenían un dispositivo preparado en el recorrido de las líneas de autobús urbano más sensibles, que suelen sufrir la mayoría de los ataques a pedradas o naranjazos. Esto hizo que hubiera menos lanzamientos de objetos que en otros años, aunque sí se registraron algunos, sin que ninguna persona resultara herida. Varios autobuses tuvieron que sustituir las lunas rotas por las pedradas y un conductor recibió el impacto de un huevo.

Tampoco en esta edición han ardido contenedores ni papeleras, como sí ha ocurrido en años anteriores. Los Bomberos han tenido muy pocas salidas durante la noche.

En el capítulo de los bares y discotecas, la Policía Local y los Bomberos tuvieron que desalojar la sala Bestiario, en la calle Zaragoza, sobre las tres y media de la mañana. El local estaba repleto de público y apenas cabían más personas, pese a que había una enorme cola de gente que había comprado entradas para la fiesta de Halloween y pretendía acceder al interior. 

La Policía comprobó que había exceso de aforo y que los pasillos de evacuación y las salidas de emergencias estaban ocupados. La Línea Verde, la unidad de la Policía Local que inspecciona los bares, decidió precintar el local una vez desalojado, comprobada la documentación y detectadas varias irregularidades. El Ayuntamiento de Sevilla recomienda a todas las personas afectadas por el cierre del Bestiario que conserven sus entradas para reclamar el importe de las mismas posteriormente.

No es la primera vez que la Policía Local cierra esta conocida sala de fiestas del centro de Sevilla. En octubre del año pasado lo hizo después de que se declarara un incendio en uno de los focos y este episodio revelara que las salidas de emergencias estaban bloqueadas.

Las fiestas piratas que estaban anunciadas durante toda la semana, y que habían vendido entradas a través de los institutos de Secundaria, finalmente no abrieron, después de una intensa campaña de las autoridades municipales advirtiendo de las irregularidades de las mismas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios