Calle Rioja

Como la Corte de los Montpensier

  • El Sevilla es líder, vuelve la selección al campo del Betis, Susana Díaz adelanta las elecciones y Sánchez presidirá el Consejo de Ministros en el Alcázar. La quimera del oro

Retratos de ídolos sevillistas junto al mosaico de Santiago del Campo. Retratos de ídolos sevillistas junto al mosaico de Santiago del Campo.

Retratos de ídolos sevillistas junto al mosaico de Santiago del Campo. / José Ángel García

EL parón por el partido de la selección va a prolongar el sueño en el capitel al menos hasta el día 20. Dos semanas el Sevilla líder de la considerada mejor Liga del mundo. Ese día el líder visita el Camp Nou. Un Barcelona-Sevilla que históricamente evoca un paralelismo asimétrico, además de un tren que por allí arriba llamaban el Andaluz y en Plaza de Armas el Catalán. El tren de la vendimia que también cogían los emigrantes que, en palabras de Antonio Gala. no viajaban a Cataluña a aprender idiomas.

El Sevilla líder. El lunes juega la selección en el campo del Betis. Susana Díaz convoca las elecciones para el 2 de diciembre, para que algún partido resucite un mes después del día de los Difuntos. Y Pedro Sánchez presidirá en el Alcázar de Sevilla el Consejo de Ministros. Parece que vuelve la Sevilla de los Montpensier, el esplendor de los peruleros que estudió Enriqueta Vila.

Un bético y un sevillista toman café en La Pará, uno de los cuatro bares de la calle Barcelona, que une La Flor de Toranzo con la Plaza Nueva. Martín Sánchez Traver, el bético, lo es por los doce años que pasó en el colegio Claret, junto al estadio de Heliópolis, y no entiende que Javier Arenas pasara por esas mismas aulas y se hiciera sevillista. Eduardo, el sevillista, sólo ha ido una vez al Camp Nou, pero el recuerdo es imborrable: el Sevilla le ganó la final de la Copa del Rey al Atlético de Madrid con goles de Diego Capel y Jesús Navas.

La calle Barcelona de Sevilla tenía cuatro bares. Tomamojama cerró. Siguen abiertos La Pará, Boca a Boca y 5 de Tapas. La acera de enfrente la ocupan edificios administrativos de la Junta de Andalucía. El carrer (calle) de Sevilla en Barcelona está cerca de la playa de Barceloneta. En el mítico estadio, Javi Varas le detuvo un penalti a Leo Messi, superado por un uruguayo del Girona en la tabla de goleadores.

Los dos equipos sevillanos son los únicos representantes andaluces en la Primera División. Hacía 17 temporadas que no se contaba con una representación tan escasa: ese año sólo estuvo el Málaga en la élite. A partir de entonces, siempre ha habido un mínimo de tres equipos, aunque Recreativo, Almería, Xerez, Cádiz, Córdoba, Granada y el propio Málaga dejaron la categoría de oro del fútbol español. Todas las capitales andaluzas con la excepción de Jaén, que purga penas en Tercera. El equipo aceitunero jugó el primer partido oficial en el Camp Nou y el primero amistoso en el nuevo estadio de Nervión que oficialmente se inauguró el 21 de septiembre de 1958 con un Sevilla-Betis donde Luis del Sol se llevó el trofeo Juan Arza.Sevilla y Barcelona, topónimos que encabezan la clasificación liguera, compartieron los honores del 92, la Exposición Universal y los Juegos Olímpicos. El espejismo de una modernidad nacional. La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza duplicada con Cristina Hoyos bailando en el estadio de Montjuic. Dos alternativas desde el Mediterráneo y el Atlántico, el mar que hace sanluqueña a la torre del Oro, al Manzanares, río que no arreglaba ni el mismísimo Winston Churchill de alcalde de Madrid en broma que gasta Rafael Sánchez Ferlosio en El Jarama, río con el que ganó el Nadal.

Días de octubre para prolongar el sueño de una utopía dulce como una canción de Machín. El Sevilla en Primera y el Málaga en Segunda llevan el timón del deporte más popular. Andalucía de moda cuando Murillo está a punto de pasarle los trastos de las celebraciones a Magallanes. Puestos europeos con sabor a Copa Libertadores. Barcelona –y España entera– lloran a Montserrat Caballé, que nunca hizo un himno como el de Plácido Domingo al Madrid, eclipsado por el de las mocitas madrileñas tan alegres y risueñas. Pablo J. Vayón contó que la soprano barcelonesa nunca vino a Sevilla con una ópera en el Maestranza pero sí participó en Cita en Sevilla, como Silvio, Nina Hagen, Joe Cocker o Gabinete Caligari. Cosas Veredes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios