Sevilla

Detenido un menor con cocaína en el 'supermercado' de la droga del Polígono Norte

  • La Policía Nacional arresta al joven, de 17 años, tras disolver una botellona en la calle Hermano Pablo

  • La intervención es fruto del refuerzo de los controles en la zona tras los disturbios del 17 de febrero

Redada de la Policía Nacional en Hermano Pablo tras los disturbios del 17 de febrero.

Redada de la Policía Nacional en Hermano Pablo tras los disturbios del 17 de febrero. / Antonio Pizarro

La Policía Nacional detuvo el sábado a un menor de edad cargado con cocaína en la calle Hermano Pablo, una vía peatonal del Polígono Norte que lleva años convertida en un supermercado de la droga. El adolescente, de 17 años y sin antecedentes, llevaba 160 gramos de cocaína envueltos en cinco bolsitas de plástico que guardaba en dos calcetines.

Así lo ha informado este lunes la Policía, que enmarca el arresto dentro del mayor despliegue policial en la zona a raíz de los disturbios ocurridos el 17 de febrero, después de que una patrulla de la Policía Local interceptara a otro menor de edad circulando de forma irregular y sin casco con una moto por las calles del barrio.

Los altercados no se volvieron a repetir en los días siguientes, si bien la Policía mantiene una mayor presencia en la zona desde entonces, con más controles preventivos contra el tráfico de drogas (que ha aumentado mucho en el barrio en los últimos años) y para garantizar que se cumplen las medidas impuestas por las autoridades sanitarias para frenar la expansión de la pandemia del covid-19.

En uno de esos dispositivos, los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional detectaron al menor que ejercía de presunto camello y disolvieron también una concentración de unos veinte jóvenes que consumían alcohol en la calle, sin llevar la mascarilla obligatoria. Fue precisamente esta botellona la que originó la intervención que acabó con el arresto del traficante. 

Los hechos ocurrieron sobre las once y cuarto de la noche del sábado 13 de marzo. Cuando patrullaban por la calle Hermano Pablo, los policías observaron a unas 20 personas bebiendo en la calle. Los jóvenes huyeron a la carrera nada más detectar la presencia policial. La mayoría de ellos se refugiaron en uno de los bloques de viviendas. 

Los agentes entraron hasta el rellano del edificio para identificarlos y proponerlos para sanción, por saltarse el toque de queda, beber en la calle y no llevar mascarilla. Allí se encontraron con el menor, que salía de uno de los domicilios y, al verse sorprendido por los agentes, volvió tras sus pasos intentando huir. Tras ser identificado, los policías comprobaron que escondía, en dos calcetines, cinco envoltorios de plástico con una sustancia de aspecto rocoso de color blanco, que resultó ser cocaína y pesaba 160 gramos. Por ello, fue detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios