Universidad de Sevilla

Drones y robots para formar a los futuros profesores de español

  • Un profesor de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla apuesta por el uso de las tecnologías para la didáctica del español

El profesor Roberto Cuadros junto a sus alumnos del Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera de la Universidad de Sevilla

El profesor Roberto Cuadros junto a sus alumnos del Máster en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera de la Universidad de Sevilla / M. G.

Robots, drones, realidad aumentada y videojuegos. Estas son algunas de las herramientas que utiliza un profesor de la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla para formar a sus alumnos, futuros profesores de español como lengua extranjera. Su objetivo es proporcionar a sus estudiantes algunas pistas para el uso de determinadas herramientas TIC (tecnologías de la información y la comunicación) para el ámbito de enseñanzas de segundas lenguas, así como de la metodologías STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas).

Roberto Cuadros, docente de la asignatura Las TIC en el aula de Ele, dentro del Máster Universitario en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera y Otras Lenguas (MasEle) de la US, centra su trabajo desde hace dos años en el uso de la tecnología para la didáctica del español como lengua extranjera con la colaboración del profesor Pedro Román de la Facultad de Ciencias de la Educación. "Creo que es un tema de gran interés y que hasta ahora no se había aplicado al ámbito de la filología", comenta Cuadros.

Los alumnos de Roberto Cuadros practican con nuevas tecnologías en clase Los alumnos de Roberto Cuadros practican con nuevas tecnologías en clase

Los alumnos de Roberto Cuadros practican con nuevas tecnologías en clase / M. G.

"La tecnología puede aplicarse en numerosas actividades didácticas del ámbito de la Filología. Por ejemplo, ensamblar un robot o un dron puede ayudar en el aprendizaje de nuevo vocabulario. Este tipo de tecnología también se puede aplicar para describir lugares, el desarrollo de guías o realizar gymkanas", continua el profesor Roberto Cuadros. "Seguir unas instrucciones en español también permite mejorar el uso de los imperativos y la adquisición de nuevo vocabulario".

Para este profesor, la ciencia y las humanidades no son algo independiente, "sino trasversales". "Las empresas de Inteligencia Artificial, además de ingenieros e informáticos, buscan lingüistas, que intervienen en el desarrollo de robots con capacidad para mantener conversaciones, por ejemplo".

En este máster no sólo hay matriculados filólogos, también estudiantes procedentes de los grados de Traducción e Interpretación, Educación Primaria y Educación Infantil, además de alumnos extranjeros, "aunque la mayoría son egresados en Filología Hispánica e Inglesa", comenta el docente universitario.

Recientemente, estos estudiantes recibieron la visita del profesor e investigador José Dulac (Pluma y Arroba), que habló de los pilares de la innovación didáctica y ofreció instrucciones muy precisas para los futuros docentes, como el cuidado postural, evitar dar la espalda al alumnado, modular la voz, el uso de micrófono y otras cuestiones profesionales como estar presente en Twitter y Linkedin.

Una clase del profesor Roberto Cuadros, en la Facultad de Filología de la US Una clase del profesor Roberto Cuadros, en la Facultad de Filología de la US

Una clase del profesor Roberto Cuadros, en la Facultad de Filología de la US / M. G.

Dulac insistió en la prioridad de la didáctica sobre la tecnología al mismo tiempo que mostró buenas prácticas docentes con la pizarra digital interactiva y habló de diferentes softwares, como Qlone.pro (escaneo en 3D), Augmented class (realidad aumentada), Hologramas 3D Bewwinner o Spectre (para crear hologramas desde cualquier teléfono).

Los alumnos también experimentaron con el uso de drones, no tecnológicos y tecnológicos, desde los más elementales, como Yicang Santa Claus o el Flybiz Mini UFO Drone, controlable con la mano mediante infrarrojos, a otros más sofisticados como el (mini)dron Mambo Mission.

"Aún hay que seguir investigando en este campo, pero vamos por el buen camino", señala Roberto Cuadros. "Todo lo que sea salir del aula sorprende a los alumnos, les emociona, y si en clase no hay emoción es que algo falla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios