Florencia, Londres, París: un acueducto de puentes

calle rioja

Antonio Cascales cuenta la historia de Europa, sus guerras de religión y de dinastías, a través de tres puentes, en un libro que prologa y le presentó en los Pinelo Alfonso Guerra

Antonio Cascales  durante la presentación de su libro 'Puentes de Europa' en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.
Antonio Cascales durante la presentación de su libro 'Puentes de Europa' en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. / Ismael Rubio

En la página 44 del libro se entrecruzan los tres puentes que le dan título. Puentes de Europa (Almed), una obra de jubilación de Antonio Cascales (Sevilla, 1940) para júbilo de sus lectores. En la portada, Il Ponte Vecchio de Florencia; The London Bridge de Londres; Le Pont Neuf de París. En esa página el autor cuenta que en Londres se establecieron muchos florentinos, banqueros papales que como dice Alfonso Guerra (Sevilla, 1940) en el prólogo son los verdaderos artífices del primer capitalismo con las letras de cambio. De esa facilidad para ordenar pagos con una simple firma viene la ruina de Inglaterra y el conflicto abierto por su rey, Enrique III, contra Francia, bautizado como la Guerra de los Cien Años.

"Pero es un capitalismo que dedica parte de su riqueza a la belleza, y eso no ha pasado nunca", dice Jerónimo Páez (Granada, 1944), editor, convencido de que Puentes de Europa es el mejor libro que ha editado nunca "y he editado cientos de libros, algunos sobre Al-Andalus escritos por mí".

Puentes de Europa se presentó en la Academia de Buenas Letras con la que ya había colaborado Cascales, como recordó su director Pablo Gutiérrez-Alviz, en un coloquio con Alfonso Guerra para celebrar el centenario de la aparición del Ulises de Joyce. No ha sido fácil el parto de este libro. Para que viera la luz fue decisiva la colaboración de dos mujeres. Antonio Cascales le mandó un ejemplar a Carmen Reina, la esposa de Guerra, con la que había colaborado en la librería Antonio Machado. A Guerra le fascinó su lectura pero se topó con la negativa de cinco editoriales.

"Decían que el libro era extraordinario, pero muy costoso”. El sexto intento tampoco iba por buen camino. "Al principio le dije que no", admite Páez, "pero me llamó Ingeborg, la mujer de Cascales, y me dijo lo importante que para su marido sería que se publicara ese libro".

Un libro lleno de mujeres fascinantes: Catalina de Médicis, artífice del Pont Neuf de París, madre de tres hijos varones que fueron reyes, de tres hembras que también reinaron en Europa, una de ellas Isabel, la esposa de Felipe II; María Tudor, inmortalizada en la coctelería (el Bloody Mary) por la cantidad de ejecuciones que ordenó; tiempos de crueldad y de belleza en los que Enrique VIII de Inglaterra ordena construir el puente de Londres para expiar sus culpas por la muerte de Thomas Beckett y donde después colocará sobre una pica la cabeza de Tomás Moro por condenar el divorcio del rey para arrejuntarse con Ana Bolena.

El puente de Florencia sobre el río Arno es la puerta del Renacimiento. Aguas y piedras que van paralelas a la historia que cuenta Maquiavelo. La ciudad que siglos después acuñó el síndrome de Stendhal agrupó un coeficiente superlativo de talento. Guerra eligió una fecha, 1427, contó veinte años para atrás, veinte hacia delante, e imaginó que por una ciudad de 38.000 habitantes (los de Marchena, patria chica de Braulio Medel, presente en la presentación) coincidirían Miguel Ángel, Raphael, Leonardo, Botticelli, Piero della Francesca, Fra Angelico, Donatello, Brunelleschi, Savonarola, Cesare Borgia, Lorenzo de Médicis, el propio Maquiavelo. La clave es además del talento la capacidad de competir, "hoy podríamos decir Óscar y Moisés, ¿me han entendido?", dice Guerra en referencia a los concursantes de Pasapalabra.

Cascales nace el 9 de mayo de 1940, el día que empieza la Segunda Guerra Mundial. Su libro está lleno de guerras de religión y de dinastías, también de una Europa que en palabras de su editor "hoy es mucho menos importante". Le dedica Puentes de Europa a Mario Muchnik, "cronopio, editor y amigo". Fue quien le editó una trilogía de novelas históricas sobre Sevilla. Una de ellas, Los tornadizos, se la regalé a Rocío Jurado, a quien mencionaba el autor. Muchnik también le editó una novela sobre la caída del muro de Berlín. Del muro que cerró Europa en 1961 a los puentes que la abrieron en un continente de "independencia, poder y amor a la belleza" (Jerónimo Páez).

El editor anima al autor a una segunda entrega con otros dos puentes, el puente de Barcas de Sevilla, "igual que Andalucía, yo veo Sevilla tan europea como africana" y el de Bamberg, en el corazón de Baviera. "Tenemos poco tiempo, tú para escribirlo, yo para editarlo. Estoy dispuesto a perder dinero con este libro". Hubo novelistas entre el público: Juan Rey, José María Conget. Y una nutrida presencia de antiguos munícipes de la ciudad: Antonio Rodríguez Almodóvar, Francisco Moreno, Fermín Caballero, Javier Queraltó. Ellos conocerán la identidad del alcalde de Sevilla al que se refirió Páez cuando le propuso una exposición sobre Ibn Jaldún. "Viajé a Túnez, a Argelia, a Fez. Y en Sevilla comprometí la presencia de Buteflika, de Mubarak, pero el alcalde me dijo: quién es Ibn Jaldún".

El puente de Florencia cambió a los carniceros por los orfebres. Erasmo de Rotterdam cruzó el puente de Londres, no podía con la cerveza inglesa y para evitar riesgos mayores regresó por los caminos del agua (ríos Mosela y Rhin) en los que la prensa de la vid serviría después para imprimir los libros con Gutenberg. "Leer no es una virtud, pero leer bien es un arte", dice Guerra desde su puente de libros. Cascales siguió atentamente las sesiones del Concilio Vaticano II (la caída del muro de Roma, el mayo francés a la italiana) y en su libro se remonta a ese pulso entre el poder de los Papas y el de los emperadores que generó el surgimiento de "monarquías emergentes con sus teólogos de cabecera".

Una Europa bella y convulsa en la que hay un segundo Poitiers; un tratado de Windsor por el que Carlos I, a punto de ser coronado emperador en Aquisgrán, y Enrique VIII de Inglaterra le declaran la guerra a Francisco I de Francia; un agustino, Lutero, la misma orden que Erasmo, que coloca en la pared de la iglesia de Todos los Santos de Witenburg las 95 tesis de ruptura con el Papado.

Dice Guerra que Puentes de Europa no es un libro de Historia ni de Arte. Pero, como decían de Lola Flores, no se lo pierdan. "Un libro para leer y releer, una vereda que conduce a la felicidad". Con sabrosas lecciones para estos tiempos de una Europa carcomida por la mediocridad. Como la frase de Pompeyo Trogo en el siglo I: "Si les falta enemigo extraño, lo buscan en casa". O la de Gualterio, duque de Atenas, capitán de las milicias urbanas de Florencia: "sólo las ciudades desunidas eran esclavas mientras que las que estaban unidas eran libres".

Leyendo el libro de Cascales, dice Guerra, uno oye el paso de los carruajes o de los caballos por cualquiera de estos tres puentes. "Parece que lo que narra ha salido de los cuadros de la época". En 1990, Cascales publicó en Alfar La Sevilla americana, con prólogo de Antonio Mozo Vargas, don Mozo, materiales que previamente aparecieron en el Lagarto, nombre de las páginas verdes de Diario 16 Andalucía. Ahora Cascales ya tiene también su Sevilla europea, que se reforzará cuando acepte la sugerencia de su editor para historiar el Puente de Barcas.