CONTENIDO PATROCINADO

Guitarra eléctrica: la protagonista de la pandemia y pospandemia

Guitarra eléctrica: la protagonista de la pandemia y pospandemia

Guitarra eléctrica: la protagonista de la pandemia y pospandemia

¿Sabías que durante la pandemia aumentó de forma considerable el interés por las guitarras? Así es, muchas personas de diferentes edades, aprovecharon esos meses de encierro para aprender o retomar las lecciones de guitarra. Y es que gracias a las nuevas tecnologías, es posible mantenernos conectados y lograr prácticamente todo lo que nos propongamos. ¿Lo mejor? Ese impulso no ha disminuido.

El auge de la guitarra eléctrica en pandemia 

La guitarra eléctrica es la gran protagonista y así lo revelan las diferentes casas de ventas de guitarras alrededor del mundo, pero ¿a qué se debe ese aumento de interés tan impresionante por este instrumento musical?

Por supuesto, la respuesta evidente es la disposición (forzada) de tiempo libre, mucho tiempo libre durante la pandemia y las diferentes modalidades de encierro. ¿Por qué no aprovecharlo, entonces, para aprender a tocar ese instrumento que siempre hemos soñado? 

Lo impresionante de esta tendencia, es que a pesar de que cada vez más países vuelven poco a poco a la normalidad, la demanda por la adquisición de estos instrumentos no disminuye, y no solo eso, el perfil de personas que desean aprender a tocar este y muchos otros instrumentos musicales, también ha cambiado. 

Si bien el perfil del comprador de guitarras eléctricas son hombres cuya edad oscila entre 30 y 45 años, con un perfil económico de clase media–alta, soltero o casado, los adultos mayores de 60 años también han mostrado un creciente interés por este tipo de aprendizaje.

Fuegos artificiales en el cerebro

Además del tiempo libre, aprender a tocar un instrumento, al igual que ocurre al aprender un nuevo idioma, supone numerosos beneficios para la salud, especialmente para la salud mental y emocional. Durante el encierro, muchas personas encontraron en la música una válvula de escape ante las malas noticias y el estrés.

El primer beneficio fue una reducción considerable del estrés, pero el aprendizaje de un instrumento también se puede traducir en muchas otras ventajas, como una mejora significativa de la memoria, velocidad de procesamiento, fluidez verbal y otras funciones cognitivas. A ello se le suma el boom del aprendizaje online y la posibilidad de hacer esta actividad desde la comodidad de la casa, sin arriesgarse a los contagios. 

Por otro lado, escuchar música genera algo que los científicos determinan como “fuegos artificiales en el cerebro”. ¿En qué consiste? En fracciones de segundos el cerebro es capaz de descomponer todos los elementos que conforman una canción y luego juntarlos: ritmo, armonía, melodía. 

Si eso ocurre al escuchar una canción, la respuesta es aún más impresionante cuando aprendemos a tocar un instrumento. De hecho, se activan muchas más áreas del cerebro, ya que se deben generar secuencias más complejas y con mayor rapidez. 

Cuando se aprende a tocar un instrumento, se desarrolla mucho más el área visual, motriz y auditiva del cerebro, de ahí que cuando un niño recibe clases musicales, al menos durante un año, genera un desarrollo cerebral más avanzado, y mejora la capacidad de respuesta y memoria. 

Hacer música proporciona beneficios inmediatos, como reducción del estrés y la ansiedad, pero también numerosos beneficios a largo plazo; de ahí que sea una actividad recomendable para hacer, aunque no tengamos intención de convertirnos en músicos profesionales. En este sentido, diversos estudios han demostrado que aprender a hacer música puede retrasar de forma considerable la aparición de síntomas asociados al Alzheimer y la demencia senil. 

El gran interés de los millennials por las guitarras eléctricas

Los millennials, esa generación que en muchas ocasiones es confundida con los más jóvenes, pero en realidad son los nacidos entre los años 1980 y 1999, son los más interesados en adquirir las guitarras eléctricas. También, por supuesto, son los que más demanda generan en la solicitud de clases online. 

Por el contrario, la generación Z (los nacidos a partir del 2000), no muestran mayor interés, pese a ser los creadores de gran contenido digital. La razón, según los expertos, puede radicar en el tipo de música que escuchan. 

Mientras los primeros crecieron en la época dorada de las bandas de rock y pop (los 80 y 90), donde la guitarra eléctrica era la gran protagonista, los segundos tienden a escuchar música como reggaetón o trap. En otras palabras, los millennials son más acústicos y la generación Z prefiere los ritmos electrónicos.

Para los millennials, tocar la guitarra eléctrica se traduce en un sueño hecho realidad (ese que todos teníamos en secreto cuando éramos niños, de ser una estrella del rock). Tocar la guitarra, además de todos los beneficios que conlleva, es sinónimo de la más auténtica y pura nostalgia; y el encierro de la pandemia fue la excusa perfecta para retomar esa apasionante meta. 

¿Dónde comprar las mejores guitarras eléctricas?

Si eres de los que siempre ha soñado con aprender a tocar la guitarra eléctrica o cualquier otro instrumento, una buena alternativa para comprar solo las mejores opciones puede ser Woodbrass, la tienda número 1 en ventas de instrumentos musicales de toda Europa.

Esta tienda francesa, fundada en 1999, ha estado en constante crecimiento hasta convertirse en el gigante que es actualmente. Allí podrás conseguir un catálogo amplísimo de productos que se ajustan a todas las necesidades, gustos y presupuestos. De hecho, si eres un apasionado de la música, disfrutarás a tope al poder recorrer cualquiera de las tres tiendas ubicadas en París, con más 800 metros cuadrados de exposición. ¿No puedes ir a París? No hay problema, ya que ahora puedes comprar lo que desees en su página web.

Woodbrass es una tienda donde podrás encontrar, literalmente, todos los instrumentos, desde los clásicos, como trompeta, batería, piano y guitarra, hasta equipos de DJ, partituras y mucho más. ¿Lo mejor? Es una tienda para todo tipo de músicos, más allá de su nivel o edad. 

¿Un boom sostenible en el tiempo?

La resurrección de la venta de instrumentos musicales, especialmente la guitarra eléctrica y las clases online para aprender a tocar este instrumento, surgió en plena pandemia, pero ¿se mantendrá en el tiempo?

Si bien no es posible determinar una respuesta con precisión, todo parece indicar que esta tendencia continuará durante mucho más tiempo y así lo demuestran las ventas online de instrumentos musicales. La demanda por las guitarras eléctricas continúa en auge, aunque un poco más estabilizada que en el momento del encierro. 

La pandemia también generó un despertar o nivel de conciencia de lo efímera que es la vida, lo que a su vez, ha llevado a valorar mucho más nuestro tiempo y a utilizarlo haciendo aquello que realmente nos hace felices. Sí, hay que trabajar, pero también dedicarle tiempo a lo que nos apasiona, nunca es tarde para comenzar.