Sevilla

Herido un estanquero de Sevilla durante un robo en su negocio

  • Cuatro encapuchados armados con un azadón o un hacha asaltaron el estanco, ubicado en San Jerónimo

  • El comerciante recibió varios golpes y sufre contusiones y un pequeño corte en la cara 

El estanquero, todavía con un pequeño apósito en el rostro, al frente de su negocio este martes. El estanquero, todavía con un pequeño apósito en el rostro, al frente de su negocio este martes.

El estanquero, todavía con un pequeño apósito en el rostro, al frente de su negocio este martes. / Víctor Rodríguez

Un estanquero resultó herido el pasado fin de semana durante un robo con violencia ocurrido en su negocio. El propietario del local, ubicado en el barrio de San Jerónimo, fue golpeado en reiteradas ocasiones por cuatro encapuchados que destrozaron uno de los cristales para entrar en el establecimiento. Los ladrones iban armados con un azadón o un hacha. El comerciante no pudo precisar qué herramienta era, pero sí que era de ese tipo, con un mango y una hoja cortante. El hombre sufre varias contusiones y un corte en la cara, pero ninguna de estas lesiones es grave.

Los hechos ocurrieron sobre las doce y media de la madrugada del domingo 8 de diciembre en el estanco ubicado en la calle Navarra, a la altura de la confluencia con la calle Burgos. Se trata de un negocio abierto las 24 horas que todavía no estaba abierto al público. El estanquero compró la licencia de otro establecimiento de este tipo del barrio y se trasladó a este local, que estaba preparando para inaugurar precisamente durante el puente de la Inmaculada.

Por ello, el hombre se encontraba en el almacén a las doce y media de la noche, colocando el género que había comprado ese mismo día y preparando la tienda para su próxima apertura. Estaba solo en este momento cuando sintió un fuerte golpe en uno de los cristales que da a la calle Navarra. "Pensé que podía tratarse de una gamberrada de algún chiquillo y salí del almacén", ha explicado a este periódico la víctima de este robo.

El estanco de San Jerónimo en el que ocurrieron los hechos. El estanco de San Jerónimo en el que ocurrieron los hechos.

El estanco de San Jerónimo en el que ocurrieron los hechos. / Víctor Rodríguez

Se encontró con cuatro encapuchados que pretendían acceder al interior, algo que consiguieron tras un segundo golpe en el cristal con la herramienta que llevaban. El propietario trató de refugiarse de nuevo en el almacén y los ladrones lo persiguieron. Intentó mantener la puerta del almacén cerrada pero los delincuentes la abrieron de un golpe, que le provocó una de las lesiones que sufre. Luego le propinaron varios golpes más.

Los ladrones se llevaron una determinada cantidad de tabaco de varias marcas que había ya en el almacén, y le quitaron al comerciante el reloj y el teléfono móvil. En apenas un minuto ya se habían marchado, dejando al estanquero herido en el interior de la tienda. El hombre pudo salir por sus propios medios. "Iba ensangrentado y me encontré con una persona por la calle, que ya fue quien llamó a la Policía y a la ambulancia".

Fue trasladado al Hospital Virgen Macarena, donde le realizaron varias pruebas que descartaron que sufriera heridas graves. El estanquero agradece el apoyo de los vecinos de San Jerónimo, que se han interesado por él en los últimos días, y también quiere aprovechar para desmentir algunos rumores que han corrido por el barrio y en un grupo de Facebook del mismo, que aseguraban que estaba ingresado con varias costillas rotas. "Ha sido un buen susto, pero afortunadamente no tengo ninguna lesión importante", ha explicado este martes a este periódico.

El estanco ha abierto sus puertas con normalidad este martes. El estanco ha abierto sus puertas con normalidad este martes.

El estanco ha abierto sus puertas con normalidad este martes. / Víctor Rodríguez

El estanco ha abierto ya sus puertas y está en funcionamiento durante las 24 horas del día. Esta pasada madrugada ha sido la primera que ha estado operativo. El negocio cuenta ya con unas fuertes medidas de seguridad para evitar robos como el ocurrido el domingo.

La Policía Nacional ha iniciado una investigación del robo, pero por el momento no hay ninguna persona detenida ni identificada en relación con este suceso. La primera hipótesis apunta, y así lo cree también el propio estanquero, a que los delincuentes desconocían que hubiera nadie en el interior del local y pensaban sólo cometer un robo con fuerza, que se convirtió después en un robo con violencia.

Los comercios del barrio de San Jerónimo ya sufrieron una oleada de robos durante el pasado verano, con varios asaltos en cafeterías, en una óptica y en una tienda de pinturas, entre otros negocios. Eso sí, esta es la primera vez que hay una persona herida en uno de estos robos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios