Sevilla

Heridos dos funcionarios de la prisión de Sevilla-II en un conato de motín

  • La rebelión se inició cuando a uno de los presos se le comunicó que le habían suspendido un vis a vis

  • Los internos del módulo 4 partieron las mesas para arrojarles las patas a los funcionarios

La cárcel de Sevilla-II, ubicada en Morón de la Frontera.

La cárcel de Sevilla-II, ubicada en Morón de la Frontera. / D. S.

Dos funcionarios del centro penitenciario Sevilla-II, ubicado en Morón de la Frontera, resultaron heridos este lunes en un conato de motín en el que participaron varios presos. Ocurrió en el módulo 4, cuando a un interno, identificado como F. J. V. R., se le comunicó que se le había suspendido un vis a vis. El motivo de la suspensión de este encuentro fue que el día anterior, a un familiar que lo visitaba, la Policía Nacional le intervino sustancias prohibidas durante un cacheo rutinario a la entrada de la prisión. 

Esto hizo que el interno montara en cólera. Ayudado por otros dos reos, empezó a alentar al resto de sus compañeros de módulo y se inició un conato de motín. Gran parte de los presos se unieron a la rebelión. Empezaron rompiendo todas las mesas para hacerse con las patas de las mismas, con las que destrozaron todo el mobiliario del departamento. 

Había en ese momento dos funcionarios de servicio en el módulo, a cargo de 40 internos considerados de extrema peligrosidad. Muchos de los presos de este área son regresados de primer grado. El jefe de servicios de la prisión acudió en ayuda de los dos trabajadores, así como otros funcionarios que tuvieron que abandonar sus departamentos para sofocar la rebelión. 

Los empleados públicos fueron recibidos con el lanzamiento de las patas de las mesas y latas de refrescos llenas, de las que los amotinados se habían aprovisionado previamente. Resultó inviable cualquier tipo de negociación, por lo que los funcionarios se vieron obligados a utilizar los medios coercitivos legalmente establecidos para devolver la calma al módulo. Tras unos minutos de elevada tensión, lograron aislar a los tres cabecillas del incidente y controlar la situación. 

Como consecuencia de estos hechos, dos funcionarios tuvieron que recibir asistencia médica, uno en la mano y el otro en una pierna. Aparte de estos dos heridos, otros sufrieron golpes y contusiones.

Una vez más, la asociación Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM) consideró este lunes que tiene el deber de salir en defensa de los empleados públicos penitenciarios y denunciar la escasez de medios tanto materiales como personales para resolver este tipo de situaciones, poniendo siempre en peligro la integridad física de los mismos.

Fuentes de TAMPM denunciaron que los funcionarios se encuentran absolutamente abandonados por una administración que no hace más que mirar para otro lado, cuando no de justificar, o al menos restar importancia a estos hechos. Igualmente, volvieron a insistir en la necesidad de que los empleados públicos de las prisiones sean considerados agentes de la autoridad, para que hechos como el ocurrido en Morón este lunes no queden impunes.

En el mismo sentido se pronunció el sindicato CSIF, que exigió también más medios humanos y materiales, además del reconocimiento específico para los funcionarios como agentes de la autoridad por norma.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) denunció que las agresiones se suceden a diario, como consecuencia del "buenismo" de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, "que cree que los internos son buenos por estar en la cárcel y los trabajadores penitenciarios los malos por aprobar una oposición". Esta entidad se concentrará el 16 de junio frente al Congreso de los Diputados para denunciar esta situación y las demás que afectan al colectivo penitenciario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios