Equipamientos Así será el nuevo centro cívico de Los Bermejales

salud

El Valme aplica un nuevo tratamiento para lesiones precancerosas y tumores de piel

  • El servicio de Dermatología innova con un moderno sistema de terapia de luz con importantes mejoras

La doctora Amalia Pérez Gil y el residente Fernando García con una paciente durante el tratamiento.

La doctora Amalia Pérez Gil y el residente Fernando García con una paciente durante el tratamiento. / M. G.

El Hospital de Valme ha incorporado un nuevo tratamiento de lesiones precancerosas y algunas formas de cáncer cutáneo superficial, no melanoma, mediante un moderno sistema de terapia de luz que aporta notables ventajas al tratarse de una opción terapéutica indolora y más rápida, que amplía la zona cutánea a abordar y favorece el control del tratamiento, además de introducir avances tanto en la administración del tratamiento como en la recepción del mismo por parte de los pacientes.

El tratamiento tradicional consiste en la aplicación de la crema fotosensibilizante, la incubación de la misma durante dos horas en las que el paciente no puede estar expuesto al sol y posteriormente se expone durante unos minutos a la fuente lumínica. Es una técnica dolorosa y además se añade como inconveniente que sólo puede tratar lesiones concretas o pequeñas superficies cutáneas. La otra opción con la que se contaba hasta el momento para abordar estas patologías se realiza a través de una exposición a luz natural, utilizando la misma crema que en la opción anterior, pero sin la incubación previa. Aporta como ventaja que es indolora, la exposición lumínica se lleva a cabo al aire libre y se pueden tratar áreas de piel más amplias (campo de cancerización). Sin embargo, tiene como inconvenientes que no siempre hay sol, según la época del año y las condiciones climatológicas, junto a la imposibilidad de controlar el tratamiento por parte del dermatólogo puesto que se realiza fuera del hospital e impide conocer desde el punto de vista clínico si la radiación es suficiente para la terapia.

Lesiones precancerosas en la mano, a las cuales se le aplica este tratamiento. Lesiones precancerosas en la mano, a las cuales se le aplica este tratamiento.

Lesiones precancerosas en la mano, a las cuales se le aplica este tratamiento. / M. G.

Frente a ello, la nueva terapia Fotodinámica, desarrollada por el servicio de Dermatología, se centra en la exposición semejante a la luz del día, con focos LED, a través de un equipo instalado en las consultas del Hospital El Tomillar, y consiste en localizar de forma selectiva células o tejidos tumorales que al ser tratados mediante crema con agentes fotosensibilizadores y ser iluminados con una luz adecuada, en dosis apropiadas, se destruyen. Se trata de un tratamiento selectivo indicado para la Queratosis Actínica, que es una patología precursora del cáncer cutáneo, que normalmente se debe al envejecimiento de la piel por exposiciones altas y excesivas al sol, y que se caracteriza por lesiones ásperas y duras de la piel.

Entre sus ventajas destaca que es indolora y no da calor. Además, durante la exposición el paciente está relajado, puede escuchar música o incluso leer y abarca áreas extensas del cuerpo mediante los numerosos grupos de focos distribuidos por el equipamiento de fotodinámica. Al mismo tiempo reduce las exposiciones para el tratamiento al necesitar un tercio menos de tiempo que en las otras opciones, pasando de tres horas a una hora de exposición, y además permite controlar el tiempo de tratamiento con dosis homogéneas y reproducibles.

La Queratosis Actínica está considerada como un carcinoma in situ, es decir, que las células de la epidermis ya han sufrido cambios hacia la transformación maligna pero se encuentran en la capa más superficial de la piel. Estas lesiones pueden evolucionar a carcinoma invasivo y de ahí la importancia de su diagnóstico, vigilancia y tratamiento precoz. En el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, el 30% de las consultas de Dermatología corresponden a este tipo de patologías. El perfil del paciente es varón, mayor de 50 años de edad con daño actínico subsidiario de terapia Fotodinámica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios