Sevilla

Incendio en la Macarena: la Policía tuvo que romper una valla para que entraran los Bomberos

  • El fuego de la calle Ópalo pudo acabar en una tragedia de no haber sido por los seis policías nacionales que intervinieron

  • Ocho personas resultaron heridas por inhalación de humo y un policía local por un golpe

Los Bomberos sofocan el fuego en el piso de la calle Ópalo. Los Bomberos sofocan el fuego en el piso de la calle Ópalo.

Los Bomberos sofocan el fuego en el piso de la calle Ópalo. / M. G.

Comentarios 4

El incendio declarado el pasado lunes en una vivienda de la calle Ópalo, en la Macarena, pudo acabar en una tragedia de no haber sido por la intervención de seis policías nacionales, que decidieron romper una cancela metálica y una barrera que impedía el paso a los Bomberos. 

Ocho personas tuvieron que ser atendidas por inhalación de humo y un policía local resultó herido al golpearse con la barrera en la boca, lo que le produjo un corte que obligó a aplicarle varios puntos de sutura. Lo ocurrido en este incendio plantea una reflexión sobre el cierre de espacios en barriadas para el aparcamiento, y la necesidad de que los servicios de emergencias puedan acceder con facilidad hasta las zonas de viviendas.

El incendio se declaró pasadas las dos de la madrugada en un piso de la segunda planta del bloque 1 de la calle Ópalo. La Policía Nacional recibió la llamada a las 2:10. La persona que llamaba alertaba de un incendio en un piso. Al llegar, los agentes vieron que salían grandes llamas de uno de los pisos, mientras que en las viviendas próximas se estaba acumulando una gran cantidad de humo. 

La cancela que bloqueaba el paso. La cancela que bloqueaba el paso.

La cancela que bloqueaba el paso. / M. G.

Las personas que vivían en el piso donde se originó el incendio habían logrado salir por sus propios medios. Sin embargo, los vecinos de los pisos colindantes estaban en las ventanas de sus casas, pidiendo auxilio de manera desesperada. En una de las viviendas había personas atrapadas.

Mientras llegaban los Bomberos, los dos policías nacionales que llegaron primero se introdujeron en el portal para tratar de evacuar a los vecinos que estaban atrapados, pero fue imposible por la magnitud de las llamas que bloqueaban el acceso. También comenzó una sucesión de explosiones, lo que llevó a los policías a salir del bloque y esperar a los Bomberos fuera, al tiempo que tranquilizaban a los atrapados.

La barrera rota junto al camión grúa de los Bomberos. La barrera rota junto al camión grúa de los Bomberos.

La barrera rota junto al camión grúa de los Bomberos. / M. G.

Poco después llegaron los Bomberos, que se encontraron con una cancela metálica de unos seis metros de largo y una barrera elevadora que les bloqueaban el paso. En ese momento el policía responsable del dispositivo decidió fracturar ambos elementos para permitir que los Bomberos pudieran llegar al lugar del incendio.

Los seis policías nacionales tuvieron que arrancar con sus manos la cancela y la barrera. Al retirar la primera de estas vallas, dieron un golpe en el labio a un agente de la Policía Local de Sevilla, que tuvo que ser atendido en el Hospital Virgen Macarena y recibió varios puntos de sutura. Los otros ocho heridos, todos vecinos del bloque, fueron por intoxicación por inhalación de humo. Ninguna persona sufrió quemaduras, gracias a la rápida intervención policial.

El edificio, en el que residen 28 personas, tuvo que ser desalojado. Los residentes no podrán volver a sus casas hasta que no se reparen los daños en el bloque, que no son estructurales. La Policía Científica sigue trabajando en la investigación del origen del fuego. Los seis policías nacionales que participaron en el servicio pertenecen al Grupo Operativo de Apoyo (GOA).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios