Sequía

Lavar el coche o regar el césped en casa equivale a gastar entre 20 y 500 litros de agua

Persona lavando el coche

Persona lavando el coche / Archivo

Con el estado de alerta generalizado por la escasez de agua hay tareas que no se puede realizar con agua potable para no acrecentar el problema del agua. Lavar el coche o regar el jardín está prohibido a partir del 3 de octubre, si los propietarios pueden utilizar agua de pozo para realizar estas labores, no habrá ningún tipo de problema. En cambio, queda prohibido hacer uso del agua potable para estos menesteres. 

El promedio de agua que se suele emplear para lavar un coche depende del método que se use para limpiarlo. En caso de que sea con un recipiente se pueden consumir unos 50 litros de agua. En cambio si el lavado se realiza con manguera esta cantidad puede alcanzar hasta los 500 litros de agua. Unas cifras desproporcionadas dados los tiempos que corren. Actualmente se propone que cada persona utilice un máximo de 90 litros de agua por día.

En cuanto al jardín, depende por supuesto de lo grande o pequeño que sea. Pero la media estimada de 7 y 10 litros de agua por m2. Así que dependiendo de la estación del año hará falta más o menos agua. En un jardín de 5x5 m2 se necesitarán unos 250 litros de agua al día. Superando con creces la normativa establecida del consumo diario que debe tener una persona en época de sequía. De ahí que se prohíba hacerlo con agua potable y solo esté permitido hacerla con agua de pozo.

Este 2022 está siendo el peor año hidrológico registrado en la última década. Sumando el déficit hídrico de 115 hm³ de 2019-2020, se llega a la conclusión de que en el acumulado de los tres últimos años, el sistema ha recibido las mismas aportaciones que durante el periodo de sequía de 1991-1995. En estos momentos los embalses de Emasesa están al 42% de su capacidad, lo que equivale a 269,44 hectómetros cúbicos (en 2018 eran 641).

Estado de alerta por sequía en Sevilla

Emasesa ha decidido declarar a principios de octubre la alerta por sequía en Sevilla y los otros 11 municipios del área metropolitana que abastece.

Eso no implica cortes de suministro, pero sí un ahorro adicional y la prohibición del consumo de agua potable de la red para riegos y otros usos no acordes con la situación actual de los embalses. Se formalizará a través de bando municipal a partir del 3 de octubre.

Esta fase supone, asimismo, la activación de la ordenanza municipal reguladora de las medidas excepcionales aplicables al abastecimiento domiciliario de agua potable como consecuencia de la sequía, que recoge la supresión de los consumos de uso ornamental, recreativo y cualquier otro que no sea esencial, además de definir las posibles sanciones en caso de incumplimiento.

Prohibiciones que entran en vigor para ahorrar agua

Las medidas dispuestas establecen la prohibición del uso de agua potable (no se incluye el agua de pozo) en los siguientes supuestos:

  • Riego de jardines, praderas, árboles, zonas verdes y deportivas, de carácter público y privado
  • Riego o baldeo de viales, calles, sendas y aceras, de carácter público y privado
  • Llenado de piscinas, estanques y fuentes, privadas o públicas, que no tengan en funcionamiento un sistema de recuperación o circuito cerrado.
  • Fuentes para consumo humano que no dispongan de elementos automáticos de cierre
  • Lavado con manguera de toda clase de vehículos, salvo si la limpieza la efectúa empresa dedicada a esta actividad
  • Instalaciones de refrigeración y acondicionamiento que no tengan sistema de recuperación o circuito cerrado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios