Comisaría de la Policía Nacional El PSOE consuma la "traición" al Polígono Sur

  • El Ministerio del Interior adjudica las obras de la comisaría de la Policía Nacional, que irá fuera del barrio en la ubicación que decidió el PP

  • Los socialistas acusaron a Zoido de traicionar a Sevilla cuando se anunció la localización elegida

  • El Gobierno aplica además un tijeretazo de tres millones de euros al proyecto

El solar en el que se construirá la comisaría del Polígono Sur. El solar en el que se construirá la comisaría del Polígono Sur.

El solar en el que se construirá la comisaría del Polígono Sur. / Juan Carlos Vázquez

Catorce años han tenido que pasar para que el Gobierno adjudique las obras de la comisaría de la Policía Nacional en el distrito Sur, que no en el Polígono Sur. Catorce años hace ya que el entonces ministro del Interior, José Antonio Alonso, y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, firmaran el convenio por el cual el Estado vendía la comisaría de la Gavidia al Ayuntamiento, a cambio de 9,9 millones de euros y con la condición de que ese dinero se reinvirtiera en la construcción de cinco comisarías en los distritos, una de ellas en la zona Sur.

Nueva comisaría en la zona Sur. Nueva comisaría en la zona Sur.

Nueva comisaría en la zona Sur. / Dpto. Infografía

El ministro murió el año pasado. El alcalde lleva años apartado de la política. Pero el ruinoso edificio de la Gavidia sigue en el mismo sitio, y los policías del distrito Sur siguen acudiendo cada día a trabajar a una pequeña oficina ubicada en los bajos de un bloque de viviendas de Bami, donde no hay calabozos ni aparcamientos ni tampoco oficina del DNI.

En descargo del Gobierno central hay que decir que en estos catorce años se han construido dos de las cinco comisarías prometidas, la de Sevilla Este y la de Macarena, pero lo cierto es que en el distrito Sur todo han sido retrasos. Principalmente por la pelea entre las administraciones a la hora de elegir una ubicación idónea, que se tradujo en un enfrentamiento abierto después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy decidiera que la comisaría del distrito no estuviera ubicada dentro del Polígono Sur, el barrio más necesitado de la ciudad, y cuyos vecinos llevan desde los años ochenta del siglo XX pidiendo una sede policial para ellos.

Ahora, por fin, catorce años después del acuerdo entre el Gobierno y el Ayuntamiento, y casi cuatro décadas después de las primeras promesas a los vecinos, el Ministerio del Interior ha adjudicado las obras de la comisaría. Lo ha hecho a la empresa Seranco S. A., por casi dos millones y medio de euros, y en la última ubicación anunciada: la calle Manuel Laffón. Es decir, fuera del Polígono Sur. A 120 metros del límite del barrio, como se encargó de defender el ex delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, cuando presentó el proyecto, pero fuera del mismo.

El Gobierno del PSOE, por tanto, ha seguido adelante con la localización propuesta por el PP. Los propios socialistas organizaron protestas en el barrio cuando se supo la intención del Ejecutivo de Rajoy de sacar la comisaría del Polígono Sur. Se manifestaron en un solar que había sido consensuado por las tres administraciones, ubicado en la calle Padre Sebastián Bandarán, pero al que la Gerencia de Infraestructuras para la Seguridad del Estado (Giese) se opuso por cuestiones técnicas y operativas.

El Gobierno defendió que la comisaría no era sólo del Polígono Sur sino de todo el distrito, en el que viven 120.000 habitantes y en el que se encuentran barrios como el Porvenir, el Tiro de Línea, Los Bermejales, Bellavista, la Palmera o Heliópolis, entre otros.

La Policía siempre ha sido reacia a ubicar una comisaría en una zona deprimida de la ciudad, porque entiende que la mayoría de los ciudadanos no irían a poner una denuncia o a sacarse el DNI a esta comisaría y buscarán otras. Esta experiencia, que ya existió en Sevilla en Torreblanca, termina dejando a los policías parapetados en una especie de búnker y no supone una mayor presencia policial para el barrio. En cambio, una comisaría ubicada cerca y con unas buenas vías de comunicación cercana resultaría mucho más operativa.

Esta es la línea que defendió el Gobierno del PP y que ahora, de facto, asumen los socialistas. De hecho, la adjudicación tiene fecha 10 de diciembre. Sorprende que el Ejecutivo de Pedro Sánchez, o bien la Delegación del Gobierno en Andalucía, no haya emitido desde entonces ni una nota de prensa informando de la adjudicación de las obras, cuando en la práctica significa el desbloqueo de uno de los proyectos más anhelados por los vecinos de la zona Sur de la ciudad. Sin embargo, supone también una especie de traición a los vecinos del Polígono Sur, a los que los socialistas llamaron a la movilización contra la decisión del PP.

Al menos así lo calificaron los propios miembros del PSOE, que acusaron directamente a Juan Ignacio Zoido, que entonces era ministro del Interior, de "traicionar" a Sevilla. "Zoido se perdió el capítulo de Barrio Sésamo de dentro o fuera", llegó a decir la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, en un acto de protesta convocado en un solar del Polígono Sur. En el Ayuntamiento, todos los grupos políticos menos el PP aprobaron una moción del PSOE para pedir al Gobierno central que rectificara y construyera la comisaría dentro del Polígono Sur.

Todo parece indicar, por tanto, que la comisaría se levantará en un solar próximo al Polígono Sur pero fuera del barrio. Será en la calle Manuel Laffón, al otro lado de la vía del tren y frente al apeadero de Renfe en el Hospital Virgen del Rocío.

Cuando se presentó el proyecto, el Gobierno cifró en 5,5 millones de euros el presupuesto para la nueva comisaría. También se anunció el inicio de los trabajos para el año 2017. La adjudicación de las obras ha sido finalmente por 2,5, lo que supone un tijeretazo de tres millones de euros. Interior no ha explicado el recorte, ni tampoco ha dado fechas acerca del inicio de las obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios