Sevilla

El Ayuntamiento retira la licencia al salón de celebraciones de Palmera Parque

  • Los vecinos denuncian que el salón sigue acogiendo eventos ruidosos pese a que se le ha retiradola declaración responsable por incumplir la norma de ruidos y contra incendios 

  • Han pedido amparo al Defensor del Pueblo porque Medio Ambiente no les da el expediente por escrito de la resolución, decretada el 18 de octubre

El salón de celebraciones para 400 personas visto desde la cocina de una vivienda de Palmera Parque. El salón de celebraciones para 400 personas visto desde la cocina de una vivienda de Palmera Parque.

El salón de celebraciones para 400 personas visto desde la cocina de una vivienda de Palmera Parque. / Víctor Rodríguez (Sevilla)

Los 500 vecinos de las viviendas de Palmera Parque angustiados por un salón de celebraciones, metido literalmente en el salón de sus casas y que no les deja descansar desde hace años porque se montó después de construirse los pisos, han conocido que el Ayuntamiento de Sevilla ha dejado sin efecto la declaración responsable para el ejercicio de la actividad de este salón de celebraciones "por informes totalmente desfavorables en materia de protección contra incendios y prevención acústica".  

Eso fue el 18 de octubre y, sin embargo, el salón sigue acogiendo eventos ruidosos, ha denunciado este viernes a este periódico la intercomunidad de vecinos de Palmera Parque. Se siguen celebrando eventos ruidosos pese a que el Ayuntamiento asegura que el 7 de noviembre comunicó esa resolución a la Policía Local de la Línea Verde para su conocimiento y vigilancia.

Otro problema es que el Ayuntamiento se niega a dar por escrito esa resolución a los vecinos, lo que ha motivado que estos pidan amparo al Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, con fecha 26 de noviembre.

Los vecinos explican que obtuvieron la información de esa resolución municipal en el mostrador del servicio de Protección Ambiental del Ayuntamiento de Sevilla, donde un funcionario les comunicó que se ha dejado sin efecto la declaración responsable que se concedió en su día para salón de celebraciones "por informes totalmente desfavorables en materia de protección contra incendios y prevención acústica". En suma, que no cumple la normativa de ruidos ni contra incendios.

El documento dice que "no se ha evaluado ningún ruido por efectos indirectos, principalmente la permanencia de personas en la zona ajardinada exterior a los salones que, debido a la cercanía de viviendas, hace muy difícil su justificación y en caso de no poder justificarse deberá limitarse la actividad a zonas habilitadas como salón de celebraciones". Y añade que están terminantemente prohibidos los equipos de reproducción sonora y audiovisual al aire libre".     

Las viviendas, en la calle Jándula, lindan por el patio comunitario con el cortijo que acoge el polémico salón, propiedad de la familia Gamero-Cívico de la Lastra y que erra explotado por La Raza hasta hace poco. Los ruidos entran por todas las ventanas de las viviendas. Las fiestas distan 15 metros de los pisos. 

Advertencia de los administradores de fincas

El administrador de fincas y abogado, Rafael del Olmo, secretario de los colegios de administradores de fincas de Andalucía, ha criticado que el Ayuntamiento no exija la calificación ambiental a este establecimiento, sino únicamente una declaración responsable, pese a las afecciones que provoca a los vecinos, cuyo derecho al descanso está por encima.

"En principio la declaración responsable está bien, pero la propia norma exceptúa esta cuando hay una norma que exige otro tipo de exigencia. Hay determinadas actividades que no pueden dejarse en manos de una declaración responsable cuando hay terceros afectados. El Ayuntamiento debería seguir exigiendo la calificación ambiental previa porque ahora el control de la Gerencia de Urbanismo sólo se puede producir a posteriori, cuando ya el daño se está produciendo y se seguirá produciendo", ha opinado en declaraciones hechas en el programa El Público de Canal Sur.

Del Olmo resume este caso en que el Ayuntamiento de Sevilla "ha cambiado las reglas a mitad del partido porque lo que era un procedimiento donde era necesario un trámite de calificación ambiental -tenía que decir si junto a un núcleo residencial se puede instalar un salón para bodas y celebraciones-, sin embargo esa calificación ambiental la hace desaparecer en un momento determinado y la sustituye por declaración responsable". 

Y explica que la declaración responsable significa que el propio interesado le dice al Ayuntamiento que va a poner en marcha esa actividad y que cumple con todos los requisitos que la legalidad puede exigir. Por eso Del Olmo señala que este establecimiento es manifiesto que no cumple los requisitos.

 

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios