Pirómano Sevilla Detenido un delincuente que amenazó con volar su bloque en las Tres Mil Viviendas

  • El sospechoso, conocido como el Langui, acumuló siete bombonas de butano en el interior de su piso e hirió a un policía

  • Se atrincheró en su casa tras cometer varios robos con violencia en comercios y hoteles

Comentarios 1

La Policía Nacional detuvo el pasado martes a un conocido delincuente que amenazó con volar el bloque en el que vive, en el que se había atrincherado con varias bombonas de butano. El arrestado es José Antonio C. A., de 37 años y conocido en la zona como el Langui, que podría tener problemas mentales que se habrían agravado a raíz de la muerte de su madre, el pasado enero. 

El Langui residía solo en un piso de las 800 viviendas, en la barriada de Martínez Montañés, en el Polígono Sur. La tarde del martes, amenazó con incendiar su bloque y explosionar al menos siete bombonas de butano que había acumulado en los últimos días en su piso.

La Policía buscaba al Langui desde hace tiempo porque había cometido presuntamente varios robos con violencia en comercios y hoteles de la zona sur de la ciudad. Una patrulla lo identificó el martes deambulando por las Tres Mil Viviendas y le dio el alto. El sospechoso sacó un cuchillo y atacó a los agentes, dos de los cuales resultaron heridos. Después, aprovechó el momento para darse a la fuga y correr hasta su domicilio, donde se refugió y atrincheró.

A pesar de que la Policía estableció comunicación con el sospechoso e insistió durante un buen rato para que depusiera su actitud, los intentos fueron en vano. Los agentes tuvieron que desalojar todo el edificio y acordonar la calle para controlar la situación y que nadie ajena al dispositivo resultara herido.

Después, la Policía aprovechó un descuido del delincuente para entrar en el piso y detenerle. En el interior de la vivienda se encontraron siete bombonas de butano, dispuestas con mecanismos caseros para hacerlas estallar, así como numerosas armas blancas, lanzas caseras realizadas con cuchillos y una ballesta casera, preparada para lanzar cuchillos. En las paredes había escrito numerosos mensajes.

Todo apunta a que el hombre padece un trastorno mental y que no se estaba medicando. Se trata de una persona que ha residido en este bloque durante muchos años junto con sus padres, fallecidos ambos recientemente. Hasta la muerte de su madre, en enero, nunca había sido conflictivo.

Sin embargo, en los últimos meses, los vecinos le habían visto prender fuego a objetos en un descampado próximo y alguna vez había amenazado y atacado a algunos de ellos. El juez ha decretado su internamiento en un centro psiquiátrico.

La conducta del Langui tiene un precedente funesto en el Polígono Sur hace ya 16 años. El 14 de agosto de 2003, un hombre que acababa de salir de prisión prendió fuego a su bloque en Las Letanías. La explosión causó la muerte a cuatro personas, entre ellas el pirómano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios