FERIA Tiempo Sevilla | Este martes se espera que sea el día más caluroso en la Feria

cabalgata

Prisa para que todo vaya despacio

  • Capitanía General volvió a acoger el acto de proclamación de los Reyes Magos

  • El presidente del Ateneo evoca la "ley del amor" para privilegiar a "los más desfavorecidos"

De izquierda a derecha, Vicente Granados (Melchor), Rafa González Serna (Baltasar) y Paco Salas (Gaspar).

De izquierda a derecha, Vicente Granados (Melchor), Rafa González Serna (Baltasar) y Paco Salas (Gaspar). / Víctor Rodríguez

"Solemne no significa triste". La realidad confirmó las palabras de Pepe da Rosa, mantenedor del acto de proclamación de los Reyes de la Cabalgata de Reyes Magos. La magia estaba en la manera de romper el protocolo. "¡Abuelo!", se oyó una voz infantil desde el patio de butacas cuando terminó su intervención Paco Salas Baladón (Villanueva del Fresno, Badajoz, 1952), director general de Ardo Foods, que encarnará al rey Gaspar y trazó unas vivencias de sus Reyes extremeños que parecían un relato de Luis Landero, "dejábamos los zapatos en la ventana y la puerta entreabierta". "Soy el padre de Melchor y quiero felicitar al rey Baltasar". Los Reyes no son los padres, serían en todo caso los abuelos. Vicente Granados (Madrid, 1979), encarnará al rey Melchor, no da crédito a participar en una fiesta, la Cabalgata, que todos los años contemplaba desde su casa de la calle Asunción con la rutina de filetes empanados y tortilla de patatas; padre reciente, como se presentó a sí mismo, el abuelo de sus hijos felicitaba a Rafael González Serna (Sevilla, 1965), que llevará la responsabilidad del rey Baltasar, que asume un reinado para toda la vida, de esta corona no se abdica como en el Japón o la Zarzuela, y sueña entre tradiciones: pregonó la Semana Santa, en la Feria se bailan sus sevillanas e irá de Oriente a Occidente.

Juan Gómez de Salazar, teniente general de la Fuerza Terrestre, clausuró la proclamación de los Reyes Magos "de la mejor Cabalgata de España". Todos los grupos del Parlamento andaluz pidieron su declaración como Bien de Interés Cultural: se cumplen 90 años de la reunión de la generación del 27. Uno de esos poetas, Luis Cernuda, concede en Ocnos, el mejor viaje literario a la infancia, a su pérdida física y su conquista moral, honores a José María Izquierdo. El ateneísta que crea la idea de la Cabalgata.

Juan Carlos Cabrera, delegado de Fiestas, tuvo un recuerdo para Marta del Castillo

"Tú sabes que yo soy del PP, pero voy a votar a Juan Espadas", le dijo González-Serna a Juan Carlos Cabrera, delegado de Fiestas Mayores, que señaló como una de las estrellas de esa noche a Marta del Castillo, ya serán nueve eneros de su ausencia, con su padre y su abuelo presentes en Capitanía. La mejor noticia, préstamo simbólico del periodista Carlos Navarro Antolín, redactor jefe de Diario de Sevilla y pregonero de la Cabalgata, la dio el evangelista Mateo, el único que relata la Adoración de los Reyes.

Se ha pedido para la Cabalgata de Sevilla la declaración como Bien de Interés Cultural

"A sus órdenes, mi teniente general". Rafa Serna recordó ante el responsable de la Fuerza Terrestre que hizo la mili en el cuartel de la Borbolla, donde residió el poeta Cernuda. "Es cierto que de fuerzas ando cortito, pero ganas no me van a faltar". La Cabalgata es una historia de superación. El Mago de la Fantasía, Juan Francisco Rodríguez, está superando un cáncer; una sonrisa cambia el mundo, será la leyenda de la carroza del Gran Visir, Fernando Rodríguez Galisteo. Ángela Abad será Palas Atenea y la Estrella de la Ilusión Ana Pita Manzanares, nieta de rey mago, el ingeniero José Luis Manzanares. Hermano mayor del Rocío y costalero de La Paz, doble condición de Marcos Cañadas, Heraldo Real. El acto lo presidió el cartel de Jesús Vega Santos, que retrata a sus dos hijos.

Pepe da Rosa reivindicó para el 5 de enero "el día sin edad". Los tres mensajeros de los Reyes de Oriente nacieron en tres décadas correlativas. No tengo edad, como la canción. El tránsito, en figura del delegado Cabrera, de "cuando te llevaban de la mano y ahora eres tú el que los llevas".

Rafa Serna volvía al atril con una carta para Sevilla. Le pide a los niños "ser respetuosos con los mayores y compasivos con los menos afortunados". En la Cabalgata no hay clases, pero sí una "ley del amor", en palabras de Alberto Máximo Pérez Calero, presidente del Ateneo, que privilegia a los más desfavorecidos. Como el niño del pesebre. Empieza el mes y desean que acabe el año, "prisa para que toda vaya despacio, suave y cadencioso", como proclamó Rafa Serna.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios