Informe anual de calidad del aire

Sevilla logra reducir la contaminación en 2018 gracias al efecto de las lluvias

  • Ecologistas en Acción reitera en su informe anual que se superan los límites máximos que aconseja la OMS a pesar de la reducción

Una ciclista por la ronda histórica en noviembre, cuando cayeron abundantes precipitaciones en Sevilla. Una ciclista por la ronda histórica en noviembre, cuando cayeron abundantes precipitaciones en Sevilla.

Una ciclista por la ronda histórica en noviembre, cuando cayeron abundantes precipitaciones en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Informe anual de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción 2018 concluye que se ha producido una reducción general de los niveles de contaminación de partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2) y Ozono malo (O3). Ecologistas afirma, en una nota de prensa, que se recupera aparentemente la tendencia decreciente de estos contaminantes iniciada en 2008 con la crisis económica. Y advierte de que la contaminación está generada por las políticas de movilidad inadecuadas promoviendo el uso del transporte privado y por la contaminación de la industria del cemento en Alcalá de Guadaíra.

Se producen 30.000 muertes prematuras en España por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA)

Las partículas en suspensión menores de 10 micras –PM10– y menores de 2,5 micras –PM2,5–, que son las que penetran más fácilmente en las vías respiratorias, afectaron a toda la población de Sevilla. Todas las estaciones que miden estas partículas han superado los límites recomendados por la OMS, señala el informe.

Los peores valores de partículas en suspensión se registraron en la estación situada en el entorno del centro histórico: la avenida de Torneo, donde el Ayuntamiento de Sevilla proyecta construir dos aparcamientos, uno en el propio Torneo y otro en Marqués de Paradas, infraestructura que promueve el uso del coche privado y el aumento de la contaminación.

Ecologistas señala que le “sorprende también que no exista registro de medida de partículas en suspensión en este último año 2018 y lo que llevamos del 2019, en la estación situada en Bermejales, ya que es una de las estaciones que obtienen peores resultados, incluso en el 2017 fue la peor estación de toda la red de Sevilla, incluso incumpliendo los límites legales de calidad del aire”. Ecologistas dice no entender “cómo no se controlan las medidas en esta estación de Bermejales con la entrada inminente del gran centro comercial Palmas Altas, donde se prevé un importante aumento de tráfico”.

Los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 50.000 millones de euros al año, un 3,5% del PIB español

El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia los valores máximos de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo a esos niveles, el aire contaminado afectó en 2018 a la totalidad de la población Sevillana.

Las causas de la mejora del aire

Las elevadas precipitaciones en los primeros seis meses de 2018 y la inestabilidad atmosférica han reducido los episodios de contaminación, contribuyendo de manera importante a mejorar la calidad general del aire. El invierno y en especialmente la primavera resultaron húmedos, lo que ha favorecido la dispersión y deposición de los contaminantes típicamente invernales (NO2 y partículas). En cambio, pese a las lluvias primaverales, el prolongado calor estival ha mantenido elevadas los niveles de ozono.

Ecologistas pide que se active el Plan centro de tráfico y los buses de tránsito rápido

El ozono troposférico es el contaminante que presenta una mayor extensión y afección a la población, con unos niveles que se mantienen estacionarios. Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante el verano, como resultado del cambio climático y al uso del coche privado. Los peores registros se recogieron en las estaciones situadas en el centro de Sevilla y en Alcalá de Guadaíra.

Ecologistas recalca que la contaminación del aire debería abordarse como un problema de primer orden porque “cada año se registran hasta 30.000 muertes prematuras en el Estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA)”. Y añáde que la información a la ciudadanía no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema.

Los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 50.000 millones de euros al año, un 3,5% del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales. Ecologistas reitera la necesidad de disminuir el tráfico motorizado, potenciar el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal; que se retome el Plan Centro de tráfico en Sevilla y que funcionen las líneas BTR (Bus de Transito Rápido). Se oponen a la construcción de nuevas infraestructuras, aparcamientos, la ampliación de la SE-20 (ronda Super Norte ) o la SE-40.

El año hidrológico comenzó con más lluvias pero cambió en 2019

El inicio del año hidrológico 2018-2019 (arranca el 1 de octubre y concluye el 30 de noviembre) comenzó en la cuenca del Guadalquivir con más lluvias que la media histórica: 203 l/m2, un superávit del 34% respecto al valor medio de los últimos 25 años, que se establecía en 151 l/m2.

El excedente con respecto a la media histórica tuvo lugar en todas las provincias, aunque el valor máximo se registró en las provincias de Sevilla con 282 l/m2 - un 53% por encima de la media histórica.

Sin embargo, en 2019 la situación cambió. Hasta el 31 de mayo las lluvias caídas habían descendido y los niveles se colocaban un 28% por debajo de la media establecida en los últimos 25 años por los escasos registros acumulados en mayo: 2 l/m2 frente a los 46 de la media histórica.

Hasta finales de mayo de 2019 los valores máximo y mínimo se registraron respectivamente en las provincias de Sevilla (con 452 litros por metro cuadrado, un 27% por debajo de su media histórica del período considerado) y Ciudad Real (248 litros por metro cuadrado, un 33% por debajo de su media). A pesar de ello, los embalses que gestiona la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) almacenan 4.167 hectómetros cúbicos, por lo que se encuentran al 51,3% de su capacidad total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios