Las consecuencias de la tercera ola

La US mantiene los exámenes presenciales y la UPO apuesta por hacerlos 'on line'

  • La Hispalense defiende que el nivel 4 de alerta permite el formato tradicional de evaluación 

  • El cierre perimetral de Dos Hermanas empuja a la Olavide a optar por las pruebas telemáticas

Estudiantes durante los exámenes de Selectividad del pasado julio. Estudiantes durante los exámenes de Selectividad del pasado julio.

Estudiantes durante los exámenes de Selectividad del pasado julio. / D. S.

Dos posturas distintas ante la tercera ola de la pandemia. La Universidad de Sevilla (US) mantiene los exámenes presenciales frente a la decisión que está adoptando la mayoría de las instituciones académicas en la región, incluida la Pablo de Olavide. El calendario de evaluación del primer cuatrimestre en la Hispalense comenzará el 30 de enero y, por ahora, no existe novedad al respecto. Sólo un aumento del riesgo sanitario por contagio del Covid-19 o por indicación de las autoridades sanitarias provocaría un cambio de criterio.

La tercera ola de la pandemia ha llegado tras las vacaciones navideñas, justo cuando finaliza la primera parte del curso en las universidades. Son días en los que se imparten los últimos contenidos de las asignaturas y en los que ya muchos estudiantes se examinan de tales conocimientos. La continua progresión que registra el virus ha obligado desde las pasadas fiestas a que los rectores andaluces se reúnan en dos ocasiones para adoptar decisiones al respecto. 

La primera de ellas tuvo lugar el lunes 11 y la segunda, el pasado sábado, cuando se planteó la posibilidad de que las universidades modifiquen el calendario de evaluación y aumenten las actividades on line ante el alarmante avance de la pandemia en Andalucía. Esta última resolución provocó que la US diera marcha atrás en su intento de retomar el modelo semipresencial con el que inició el actual curso. Una vuelta a las clases bimodales que ha durado menos de una semana y que ha obligado a seguir con la formación telemática tras este breve paréntesis. 

La Hispalense, sin embargo, no va más allá. Se limita a establecer el regreso a las clases virtuales. La presencialidad queda reservada a las asignaturas prácticas, como venía ocurriendo desde el 10 de noviembre. Una situación que se mantendrá hasta el 29 de enero, cuando concluya el primer cuatrimestre. ¿Qué pasará a partir de entonces? Fuentes oficiales de la US han informado este martes a Diario de Sevilla que, por ahora, no hay cambios previstos en las evaluaciones. Ni en el calendario ni en el formato. 

Apuesta por la "máxima presencialidad"

En este sentido, explican que el "mandato" del consejo de gobierno de la Universidad de Sevilla es el de apostar por "la máxima presencialidad", una opción contemplada en el nivel 4 de alerta sanitaria, en el que se encuentra ahora mismo el distrito al que pertenece la sede de la US. A ello añaden que "otra cuestión es que cambien las directrices sanitarias a nivel andaluz. Cuando así sea, nos adaptaríamos". 

Por tanto, no hay cambio sobre las fechas y la modalidad en los exámenes de febrero. Y ello pese al rechazo mostrado por los universitarios en la encuesta realizada por el consejo de alumnos de la US (Cadus), en la que el 85% de los participantes apoya realizar las pruebas de manera telemática, sobre todo en aquellas asignaturas que se han impartido en dicho formato (la mayoría de ellas desde el 10 de noviembre). Los estudiantes, además, alertan del riesgo que suponen los desplazamientos en el escenario actual de pandemia y piden que se prime la salud sobre "la posibilidad de fraude" en las pruebas. 

En un comunicado, el Cadus detalló la semana pasada que el 39% del estudiantado de la US presenta "dificultades" para acudir a la universidad de forma presencial. Una situación que, con toda probabilidad, se ha agravado esta semana después de que Salud haya decretado el cierre perimetral de 26 municipios de la provincia por la alta tasa de contagio que presentan. 

Cambios en la UPO

Precisamente ese cierre perimetral -en este caso el de Dos Hermanas- es una de las razones que ha llevado a la Universidad Pablo de Olavide (UPO) a apostar por los exámenes on line frente a los presenciales. Así lo ha establecido el Vicerrectorado de Estrategia y Planificación Académica de esta institución de enseñanza superior, que ha tenido en cuenta las últimas restricciones de la Junta y el acuerdo de los rectores andaluces del pasado sábado. 

Ante las circunstancias, y según ha podido saber este periódico, la UPO recomienda de "modo enérgico" a los responsables de equipos docentes y de asignatura que, en la medida de lo posible, trasladen sus evaluaciones a la modalidad telemática. Al hacerlo deberán respetarse fechas y horas de la evaluación. Este cambio ha de anunciase al alumnado con 48 horas de antelación. Se indicará también el tipo de prueba de evaluación que se empleará.

De igual modo, la Olavide establece una modalidad administrativa para casos que presenten sintomatología compatible con el Covid-19 y realicen exámenes de tipo presencial. Los exámenes en la segunda universidad pública de Sevilla comenzaron el 11 de enero y acabarán el martes 26, por lo que esta decisión supone una alteración en plena evaluación.

La situación en Andalucía

Tras la decisión de la UPO, la Hispalense es la única que se desmarca de la decisión tomada por las universidades andaluzas. La última que ha tomado una decisión sobre los exámenes del primer cuatrimestre ha sido la de Huelva (UHU), que ha cambiado de postura en una semana. Si tras el descanso navideño la Onubense dejaba claro la "preferencia" por la evaluación presencial, el pasado lunes publicaba una nueva resolución rectoral en la que aboga por las pruebas telemáticas y por aplazar el calendario de exámenes a inicios de febrero, una semana después de lo previsto. En este punto debe recordarse que, a diferencia de la capital andaluza, la ciudad de Huelva sí está cerrada perimetralmente, lo que ha provocado, en parte, este cambio de postura. 

La Universidad de Granada (UGR) también se muestra dispuesta a cambiar las fechas de los exámenes ante la evolución de la tercera ola, mientras que la de Cádiz (UCA) permitirá que las pruebas sean virtuales en los campus de Jerez y la Bahía de Algeciras (muy afectada por el coronavirus las últimas semanas). En estas sedes, cuyos servicios se han reducido al mínimo por el impacto de la pandemia en la zona, también se contempla la posibilidad de postergar el calendario académico. Por contra, sí mantiene la presencialidad en los campus de Cádiz y Puerto Real, "mientras no se produzcan las condiciones de cierre perimetral", una decisión que ha provocado las quejas de los estudiantes de las facultades que tienen en estas ciudades sus sedes. 

El segundo cuatrimestre

En la Universidad de Córdoba (UCO) los exámenes previstos esta semana han quedado, de momento, suspendidos. Se pretende aplazarlos a febrero. Con tal fin, el inicio del segundo cuatrimestre se retrasará al 22 del próximo mes, excepto en las facultades de Medicina, Enfermería y Fisioterapia. En la de Jaén, se ha dado luz verde a la evaluación on line para las pruebas programadas entre el jueves 21 y el sábado 30 de enero, mientras que en Málaga la última resolución, fechada el 13 de enero, permite la evaluación presencial si así lo estiman oportuno los departamentos correspondientes. En tal caso, deberán seguir las pautas establecidas entre la Consejería de Universidades y la de Salud la semana pasada. 

La Universidad de Almería, por su parte, cuenta con una resolución rectoral del pasado sábado en la que determina "la no realización en forma presencial de los exámenes de la convocatoria ordinaria del primer cuatrimestre, tanto en grado como en máster", previstos desde el pasado lunes. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios